Archivos de la categoría Ocio y Deporte

NO TENGO NADA, SÓLO UN LATIGAZO CERVICAL

El esguince cervical –también llamado latigazo cervical- es una de las lesiones más frecuentes, subestimadas y mal tratadas en la mayoría de los casos. En este post me propongo explicar qué es, consecuencias, formas de tratamiento y modo en que debemos actuar frente a la posibilidad de presentar un esguince cervical.

ESGUINCE CERVICAL: QUÉ ES, SÍNTOMAS, CLASIFICACIÓN Y MÉTODOS DIAGNÓSTICOS.

Llamamos esguince cervical o síndrome del latigazo cervical a la lesión o conjunto de lesiones que se producen en la región cervical por un mecanismo de extensión y flexión forzada del cuello, oscilación de la cabeza y movimientos de torsión (giros o inclinaciones generalmente bruscas) asociados. Estas lesiones tienen como causa principal accidentes de tráfico, ya sea por el impacto de dos vehículos en movimiento, un solo vehículo que impacta contra otras estructuras o por el alcance posterior de un vehículo en movimiento sobre un vehículo detenido, pero este tipo de lesiones puede darse en juegos bruscos, deportes, al ser arrastrados por las olas en el mar, al lanzarnos de cabeza a una piscina, por un empujón fuerte –especialmente si chocan las cabezas-, por una caída desde altura, etc.
El diagnóstico de esguince cervical suele hacerse en base a una exploración física del paciente, ya que las pruebas de imagen –radiografía, resonancia, electromiografía, etc.,- no suelen aportar datos respecto a estas lesiones , si bien permiten descartar otras de mayor gravedad o identificar algunos componentes de lo que denominamos esguince cervical –por algo al esguince cervical se le ha denominado también síndrome del latigazo cervical, lo cuál implica que presenta varios tipos de lesión y síntomas asociados. Los síntomas más habituales en quienes han sufrido un esguince o latigazo cervical son:

  • Dolor de cuello y cabeza: no se suele irradiar y en ocasiones su aparición no se produce hasta transcurridas las 36-72 horas desde el accidente/incidente que ha provocado las lesiones. Puede aumentar con el transcurso de los días y afectar a hombros, región entre ambas escápulas e incluso a la columna lumbar, dado que las diferentes regiones de la columna vertebral actúan como eslavones de una cadena que se ve obligada a desarrollar adaptaciones para intentar el manteninimiento de la funcionalidad con el mínimo dolor.
  • Reducción de la movilidad cervical: suele ir asociada al dolor y la aparición de importantes contracturas.
  • Contractura muscular: los músculos se sometieron a una contracción intensa inicialmente al intentar evitar una lesión mayor durante el proceso de hiperextensión-hiperflexión, quedando importantes grupos de fibra en diferentes regiones musculares del cuello acortados –no logran relajarse.
  • Vértigo y náuseas: pueden ser producidos por la alteración de la propiocepción (posibilidad de calcular la posición del cuerpo en cualquier momento mediante receptores específicos), por la reducción del espacio en agujeros de conjunción, por la compresión a la que se ven sometidas estructuras tales como haces nerviosos, arterias y venas al estar el sistema muscular del cuello contracturado, por alteraciones en las fascias, etc.

Podemos clasificar los esguinces cervicales en los siguientes tipos:

  • Grado I: dolor y contractura leve con posible limitación de la movilidad: los síntomas uran días o incluso puede resultar asintomático en personas con un elevado umbral del dolor (aquéllas que sólo reaccionan ante intensos estímulos dolorosos).
  • Grado II: dolor y contractura moderada acompañadas generalmente de reducción de la movilidad. En la radiografía puede apreciarse una rectificación de la columna cervical –se borra la curvatura fisiológica de la región cervicad (lordosis). Esta situación puede corregirse mediante tratamiento, ya que resulta de la contracción mantenida de los grupos musculares del cuello, de manera que un tratamiento a tiempo puede solventar la situación y la ausencia de tratamiento puede ocasionar daños permanentes en el paciente –la columna vertebral actúa como una cadena y del mismo modo sucede con los grupos musculares, de manera que alteraciones en una parte de la estructura (columna cervical) puede conllevar a la larga daños en todas las estructuras (alteración en hombros, columna lumbar, aumento de la cifosis dorsal fisiológica, etc). Todos los daños que hemos enuymerado anteriormente aparecerán con el tiempo y la búsqueda de posturas en que el dolor sea menor o que permitan la realización de actividades cotidianas, conllevando a su vez la aparición de dolor ocasional en el mejor de los casos, vértigos y malestar en otras ocasiones
  • Grado III: dolor intenso, contractura muscular severa, pérdida importante de la capacidad de movimiento de la región cervical. En la radiografía suele apreciarse una inversión de la lordosis cervical –la curva cambia de forma y adopta la opuesta a la fisiológica.
  • Grado IV: fracturas y luxaciones vertebrales con lesión neurológica (sucede en menos del 2% de los casos). Los grados III y IV son los menos habituales y requieren un abordaje desde la traumatología y la neurología desde los primeros momentos

Se considera que el esguince cervical no es una lesión grave, dado que no existe un riesgo vital importante en la mayor parte de los casos. Sin embargo, no tratar este tipo de lesiones puede suponer que las secuelas resultantes sean mayores o que se cronifiquen los síntomas descritos con anterioridad, disminuyendo la calidad de vida de los afectados –el paciente ve reducido su desempeño en el trabajo por la aparición periódica de molestias,en las mujeres el embarazo, parto y puerperio pueden ser más complicados por la reaparición de los síntomas y/o las alteraciones creadas para limitar las consecuencias de las lesiones mal tratadas, etc. Por todo ello se recomienda actuar del siguiente modo:

  • Tras sufrir cualquier tipo de impacto que pudiera generar esguince cervical deberemos acudir al servicio de urgencias o a nuestro médico de cabecera exponiendo la situación. De este modo quedará notificado el momento del accidente, sea del tipo que sea. Esto es particularmente importante en los casos en que el latigazo cervical se haya producido como consecuencia de un accidente de tráfico o de un accidente laboral, considerando accidente laboral tambiénel accidente de tráfico que se produce en el camino de ida o de vuelta del trabajo –accidentes “in itinere”.
  • En caso de que se prescriba collarín, éste deberá usarse –en la mayor parte de los casos- tan sólo 24-72 horas y no de manera contínua. El uso del collarín puede producir alteraciones en la propiocepción y atrofia de musculatura cervical en caso de hacer un uso prolongado del mismo, lo cuál ha hecho que ahora los traumatólogos y médicos de urgencias prescriban cada vez en menos casos el citado dispositivo.
  • En caso de que se nos prescriba tratamiento de fisioterapia deberemos informar al fisioterapeuta de todos los signos y síntomas que padezcamos en la actualidad o que hayamos padecido en los momentos posteriores al accidente –alteraciones en la visión, vértigo, dolor, malestar, aparición de dolor en zonas que antes no dolían como lumbares o dorsales, etc. De este modo el profesional podrá evaluar correctamente nuestra situación y plantear un tratamiento acorde con nuestras necesidades
  • Seguir las recomendaciones de los profesionales implicados en su tratamiento –traumatólogo, fisioterapeuta, neurólogo, etc. No intentaremos prolongar el tiempo de baja laboral si ésta fuese necesaria, pero tampoco acortaremos el tiempo de baja requerido por creer que podremos afrontar nuestros trabajos a pesar de no estar completamente bien –yo ya puedo trabajar porque sólo tengo unas molestias, esto no es nada y con un ibuprofeno se me pasará y lo puedo llevar, un relajante muscular y mañana estaré como nuevo/a… son frases muy comunes y que llevan a recaídas en la mayoría de los casos.
  • Si hemos sido diagnosticados de esguince cervical o síndrome del latigazo cervical deberemos informar a nuestros futuros fisioterapeutas –si los necesitáramos tiempo después- de las circunstancias en que se produjo esa lesión, la duración del período de recuperación, tratamiento y aparición o no de episodios de dolor, contracturas y otros síntomas ya descritos.
  • Consultar sin miedo con cualquiera de los profesionales implicados en el proceso de recuperación y rehabilitación tras el esguince cervical cualquier duda que nos surja –deportes convenientes, medidas de higiene postural –recomendaciones a la hora de dormir, sentarse realizar actividades cotidianas como cocinar, cuidar a menores, atención a personas con movilidad reducida en el hogar, etc.-, adaptaciones al puesto de trabajo, qué situaciones pueden incrementar el dolor, uso de frío/calor para mejorar los síntomas dolorosos, etc.

TRATAMIENTOS INDICADOS EN CASO DE ESGUINCE CERVICAL

En cuanto a los tratamientos empleados en el esguince o latigazo cervical, son muy variados y tienen objetivos muy claros:

  • Aliviar el dolor: suelen emplearse corrientes analgésicas como los tens y los interferenciales, termoterapia superficial –infrarojos y calor aplicado mediante bolsas de gel frío/calor, mantas eléctricas y otros dispositivos- y profunda –microondas generalmente. En ocasiones se prescriben antiinflamatorios en pomada para su aplicación en la zona dolorosa mediante masaje suave. Muchos profesionales –entre los cuales me encuentro- emplean además la acupuntura como medio de alivio del dolor y de reinstauración del equilibrio muscular. Los médicos de cabecera y traumatólogos suelen emplear relajantes musculares, antiinflamatorios y analgésicos para el control del dolor y la aceleración de la relajación de las contracturas y pueden dejar la zona afectada en reposo casi absoluto mediante el empleo de un collarín blando o duro, si bien ya hemos visto que esta última medida cada vez es menos habitual por sus consecuencias negativas.
  • Reducir las contracturas presentes en el paciente: los medios anteriores ayudarán a esto dado que a mayor dolor mayor contracción muscular e instauración de contracturas, de manera que aliviando el dolor rompemos el ciclo descrito más arriba. Sin embargo, estas medidas aplicadas como tratamiento único no permitirán que se reinstaure el equilibrio en la región cervical y que desaparezcan o disminuyan las contracturas. Por todo ello, a las medidas anteriores se puede añadir el empleo de técnicas manuales como el masaje, la inducción miofascial, manipulaciones realizadas por osteópatas, estiramientos durante la sesión clínica y en el domicilio, ejercicios cervicales programados, instauración de hábitos saludables en cuanto a higiene postural, tracción cervical mecánica, aprendizaje de técnicas de relajación, etc. El empleo de ultrasonidos puede ser muy beneficioso también a la hora de aliviar el dolor y disminuir las contracturas musculares.
  • Reducir o eliminar los síntomas neurológicos asociados en ocasiones a los esguinces cervicales, tales como hormigueo ((parestesia) en manos, alteraciones en la visión o vértigos. Todos los tratamientos anteriores ayudarán a que estos síntomas queden bajo control, pudiéndose emplear también otros métodos como la magnetoterapia, uso de láser en puntos concretos etc. El traumatólogo y el neurólogo deberán actuar en los casos más graves y proponer aquellos tratamientos que estimen oportunos.

Ninguno de los tratamientos descritos ha sido probado individualmente para establecer su eficacia concreta, y tampoco existen estudios suficientes para decir que ésta o aquélla batería de técnicas es más adecuada en la mayor parte de los casos. Mi experiencia personal me dice que si sólo nos limitamos a la región cervical y no se atienden las cadenas musculares implicadas y/o los segmentos corporales que presentan mayor relación con la región cervical, el tratamiento es insuficiente por muchas medidas analgésicas que se empleen. Por otra parte, el empleo de técicas manuales adaptadas a cada fase de la lesión y de la recuperación del paciente, junto con información acerca de qué es un esguince cervical y las medidas a adoptar en casa y el trabajo para favorecer la recup’eración y evitar las recaídas es muy importante y no debería menospreciarse porque no haya sido comprobada de manera suficiente en estudios clínicos –al menos en mis pacientes da buen resultado y me consta que no soy la única fisioterapeuta que afirma esto.

CONCLUSIONES

    <li

  1. Acudiremos al médico de cabecera, a la mútua o a urgencias según las circunstancias y en las 24-72 horas posteriores al accidente/incidente que nos haya producido la flexión-extensión torsión o lateralización rápida y brusca del cuello. El hecho de que no aparezcan alteraciones en resonancia magnética o en radiografía no implica necesariamente que no tengamos un esguince o latigazo cervical. El médico deberá realizar su diagnóstico en base a los resultados de estas pruebas junto con los datos obtenidos de la exploración clínica.
  2. Es necesario que confiemos en los profesionales que atienden nuestro caso y que les comuniquemos cualquier cuestión relacionada con el momento de la lesión y su evolución, pero también con la situación previa a la lesión. Seguiremos el tratamiento, recomendaciones y tiempos de rcuperación previstos por los profesionales. Deberemos preguntar nuestras dudas y exponer nuestras inquietudes libremente, y en caso de sentirnos mal atendidos, insatisfechos o si se genera desconfianza entre nosotros y el equipo que nos está tratando, recurriremos a la búsqueda de otro equipo profesional que atienda nuestro caso pero nunca deberemos abandonar el tratamiento de la lesión de manera definitiva.
  3. Si tiempo después de la finalización del tratamiento necesitamos la intervención de un fisioterapeuta para atender dolencias relacionadas con esta lesión o con otras que no nos parezca que tengan relación con el proceso, deberemos exponer al fisioterapeuta la existencia de un esguince cervical en nuestros antecedentes personales, exponiendo en caso necesario el tratamiento seguido y el tiempo necesario para la recuperación, así como la existencia o no de secuelas.

Como siempre, espero vuestras opiniones, dudas y propuestas a través de los comentarios bajo el post o a través del correo electrónico: E-mail de María Teresa Cobo Sánchez Fisioterapeuta
Espero que esta información os resulte útil y que aclare muchas dudas existentes acerca de esta dolencia tan común y a la vez tan poco conocida para quienes la padecen o padecen sus consecuencias posteriores.

AÑO NUEVO PROPÓSITOS NUEVOS: PAUTAS PARA UNA ACTIVIDAD FÍSICA SALUDABLE.

Ya se han marchado los Reyes y han comenzado a activarse en nosotros todos esos buenos propósitos de cada año –ejar de fumar, dieta saludable, hacer ejercicio…. ¿Ejercicio¿ Sí, ahora todos queremos practicar algún tipo de deporte o iniciar una actividad física no deportiva con la intención de que se convierta en una práctica regular y no pasajera. Para que nuestro propósito no se quede sólo en una intención y se convierta en una realidad, es necesario que tengamos en cuenta algunas cositas:

ELECCIÓN RESPONSABLE DE LA ACTIVIDAD Y PREPARACIÓN PARA LA MISMA

  • Objetivos que nos planteamos con la práctica que queremos iniciar: no podemos pretender una pérdida importante de peso con pilates, yoga o tai-chi, así como no podemos pretender trabajar flexibilidad caminando o corriendo. Cada necesidad requiere un ejercicio o actividad deportiva, incluso puede ser que varias combinadas.
  • Estado físico actual: aunque una actividad física nos encante puede ser que nuestro estado de salud al tomar la decisión de realizarla nos impida su práctica o requiera quehagamos pequeñas adaptaciones en la misma para llevarla a cabo con seguridad. Por ejemplo, lesiones graves en rodillas o prolapsos y herniasdiscales son contraindicaciones en prácticas de alto impacto como el aerobick o el baloncesto, perootras alternativas como acuagim, natación bien realizada y con las recomendaciones convenientes, pilates, yoga, etc., pueden ser muy beneficiosas; por otra parte, actividades como el paseo en bicicleta de manera regular puede requerir que se escoja una bicicleta con características especiales en caso de alteraciones importantes en la columna vertebral, pero llevando a cabo las adaptaciones requeridas el usuario quetiene la intención de practicar esta actividad podrá realizarla sin riesgos para su salud. Por ello siempre será conveniente que, en caso de presentar alguna enfermedad crónica o las secuelas de una lesión importante, se consulte con el médico que lleva el caso o con el fisioterapeuta al que acudas regularmente si es o no acertada tu elección, si es posible adaptar la actividad para que puedas realizarla, etc.
  • disponer del material necesario para la práctica de actividad física en las mejores condiciones: cada actividad física tiene unas necesidades materiales (ropa, accesorios, protecciones, etc). Deberemos asegurarnos de disponer de lo que realmente sea imprescindible para la buena práctica física –un calzado adecuado es muy importante y, en caso de deportes de impacto como el rugbig o de aquéllos en que se llevan a cabo desplazamientos a gran velocidad como el patinaje, esky, ciclismo, etc., no deberemos ignorar la necesidad de usar protecciones para limitar el riesgo de lesiones. En cada caso consultaremos con los profesionales que estén a nuestro alcance, con clubes, asociaciones, monitores y demás fuentes que podamos considerar fiables.
  • Escogiendo instalaciones y profesionales para la práctica deportiva: gimnasios, centros deportivos low cost, pistas deportivas de urbanizaciones, polideportivos, zonas urbanas que permitan la carrera con pocos obstáculos, caninos rurales o pistas forestales que permitan el paseo a buen ritmo o la carrera para quienes se atrevan con ello, etc. Lugares hay muchos y posibilidades profesionales también. Ahora se está poniendo de moda la contratación de entrenadores personales, se puede acudir a pequeños estudios de yoga o pilates asistidos por profesionales bien cualificados o alugares en que la especialización es menor pero el número de actividades ofertadas es más elevado con un menor coste. Todo dependerá de nuestras necesidades, nuestras posibilidades económicas y nuestra condición física al fin y al cabo.

RECOMENDACIONES PARA LA PRÁCTICA DEPORTIVA HABITUAL

  1. Acudir a la práctica física procurando no haber ingerido alimentos en exceso: nada de ir al gimnasio recién terminado el almuerzo o la cena. Si tienes hambre poco antes de llevar a cabo la actividad escogida es recomendable tomar una pieza de fruta (manzana, naranja, pera…), una infusión azucarada, una barrita energética –no de ésas que se emplean como sustitutivo de una comida completa- o un zumo de frutas.
  2. Realizar antes del inicio de la actividad física al menos cinco minutos de calentamiento, incluyendo en éste la activación de todos los grupos musculares mediante pequeños movimientos y estiramientos de los mismos en los que se impliquen todas las articulaciones. No llevar a cabo esta recomendación puede suponer en muchos casos la aparición de lesiones de manera inmediata o de trastornos de postura y movimiento con el tiempo. No supone mucho tiempo ni esfuerzo y sus beneficios son notables. En las actividades guiadas suele incluirse esta fase de actividad física, pero cuando la actividad se realiza sin la colaboración de un profesional cualificado, se puede excluir por cuestiones de tiempo, por la sensación de no saber llevar a cabo este punto del entrenamiento o por simple pereza.
  3. Una vez terminado el entrenamiento, actividad deportiva, etc., deberemos normalizar ritmo cardíaco y respiración mediante la relajación y realizar estiramientos de todos los grupos musculares, poniendo especial atención en los más implicados en la actividad que hemos escogido. En cada estiramiento deberemos invertir al menos 10 segundos y no deberemos hacer rebotes o llevarlos a cabo de manera brusca para ahorrar tiempo o por la sensación de que de este modo lograremos antes alcanzar el objetivo propuesto.
  4. Al terminar la actividad física se recomienda recuperar los líquidos perdidos –no es la pérdida del sudor la que nos hace adelgazar sino la quema de calorías que ha provocado la sudoración en sí. Para reponer los líquidos es recomendable emplear bebidas isotónicas, pero también puede hacerse con un zumo de frutas o con una pieza de fruta fresca. De este modo también lograremos evitar al principio las molestas agujetas y un exceso de deshidratación, mareos, malestar, etc.
  5. Deberemos evitar las comparaciones con otros compañeros de actividad o intentar alcanzar el máximo nivel de ejecución cuando en realidad somos unos principiantes o llevamos demasiado tiempo sin entrenar. Las brusquedades y las prisas sólo pueden conducirnos a una ejecución inadecuada de las actividades, a una sobrecarga de nuestro sistema articular y muscular y a la generación de lesiones por traumatismo brusco o por traumatismo de repetición. Toda práctica deportiva o actividad física regular debe ser progresiva y tener en cuenta las particularidades de la persona que la practica a nivel individual, aunque existan unos estándares a la hora de planificar y ejecutar el ejercicio – no todo el mundo tiene la misma flexibilidad, fuerza, coordinación y equilibrio.
  6. Si notamos alguna molestia y tenemos a nuestra disposición a alguien que evalúe en el mismo momento la situación con una formación suficiente para planificar la actividad, deberemos pedirle opinión y comentar sin miedo las molestias, impedimentos y sensaciones no esperadas que nos produce el ejercicio físico que estamos llevando a cabo. Si no recibimos una explicación satisfactoria, consideramos que la evaluación es insuficiente o las molestias persisten más allá de lo previsto por la persona que dirige la actividad, es recomendable consultar con el médico que lleve nuestro caso o con el fisioterapeuta que nos atiende de manera regular. Contar con un fisioterapeuta de confianza que conozca nuestra situación, que nos ayude a prevenir las lesiones, a realizar las tareas del puesto de trabajo de manera eficiente y con el menor dolor posible, que nos facilite recomendaciones acerca de qué actividad es más conveniente para nuestro organismo y para lograr los objetivos que nos hemos marcado, etc., puede ser muy útil y mejorar nuestra calidad de vida enormemente.

Es evidente que que podríamos extendernos más y más en todo lo expuesto, pero en sucesivas entradas iremos hablando de todas esas cuestiones que se han quedado en el tintero. Podéis hacer preguntas a través de los comentarios bajo la entrada del blog o, en caso de no quererlos hacer puúblicos, podéis dirigir vuestras perguntas a mi e-mail: E-mail de María Teresa Cobo Sánchez Fisioterapeuta Sin más, os dejo con vuestros propósitos –que también son los míos- y os deseo de todo corazón “¡que la fuerza os acompañe!”

PLACER, SALUD Y BIENESTAR TODO EN UNO: HIDROTERAPIA

Papá Noel ya pasó por el mundo repartiendo regalos y ahora se acercan los tres Reyes Magos deseando iluminar caras de niños y adultos. Se ha puesto de moda regalar, además de esas cosas que nos venden en las tiendas y centros comerciales, tratamientos de todo tipo enfocados al bienestar y la salud del cuerpo y el alma. Se regalan masajes, tratamientos de cromoterapia, reiki, etc., pero los más conocidos por todos quizás sean los basados en la hidroterapia. Para que podamos escoger qué queremos con pleno conocimiento de causa pensando en nosotros mismos y en aquéllos a quienes queremos sorprender y cuidar, vamos a hablar de estas técnicas de tratamiento y de los establecimientos que las emplean en sus diversas variantes.

¿QUÉ ES LA HIDROTERAPIA?

La hidroterapia se define como el conjunto de técnicas que utilizan el agua como agente terapéutico en cualquier forma, estado o temperatura. Es una disciplina que se engloba en la blaneoterapia, fisioterapia y medicina (hidrología médica). La hidroterapia es un valioso medio de tratamiento para traumatismos, reumatismos, alteraciones digestivas, respiratorias, neurológicas y psicológicas. Las propiedades terapéuticas del agua que nos permiten emplearla como medio de tratamiento son las siguientes:

  • DINÁMICA: jugar con el movimiento del agua y con los cambios de presión ejercida sobre el organismo mediante el empleo de grifos nos permite actuar sobre sistema circulatorio, nervioso, etc.
  • MECÁNICA: el movimiento del agua produce un masaje sobre los tejidos con efectos muy beneficiosos.
  • QUÍMICA: por medio de adición de sustancias al agua o aprovechando las propiedades químicas de cada tipo de agua,. Esta última posibilidad sólo se garantiza en balnearios, donde el agua no se emplea únicamente por sus propiedades físicas como en otro tipo de establecimientos –baños árabes y/o spas).

TRATAMIENTOS DISPONIBLES EN ESTABLECIMIENTOS VARIOS

EL SPA Y SUS POSIBILIDADES

En la actualidad se considera spa a todo aquel establecimiento de ocio y salud en que se utiliza el agua no medicinal como agente terapéutico. Las dimensiones del spa suelen ser grandes, el agua huele a cloro como en cualquier otra piscina y en la zona principal no se suele utilizar música relajante. Algunas posibilidades que ofrece el spa son las siguientes:

  • SAUNAS: emplean el calor para extraer toxinas del organismo a través del aumento de la sudoración. Permite además una apertura de los poros y la eliminación de excesos de grasa en la piel. Pueden consistir en baños de vapor (baño turco) o en calor seco (sauna finlandesa). En el baño turco se suele agregar casi siempre alguna esencia de eucalipto para que se produzca una limpieza importante a nivel respiratorio. No se recomienda la sauna para personas con la tensión (presión arterial) descompensada o con problemas cardíacos. Dentro de la sauna o baño podrá estar sentado o tumbado y a diferentes niveles (cuanto más alto escoja el nivel más calor recibirá). Se recomienda ducharse con agua fría varias veces en la sauna finlandesa y al finalizar el tratamiento en baño turco, siendo recomendable no superar los 10 minutos en la primera sesión de baño turco y no exceder los 20 en sesiones posteriores; en el caso de la sauna finlandesa no hay límite de tiempo siempre que se realicen varias duchas de agua fría, si bien es cierto que no es recomendable estar más de 20 minutos en la misma. En casi todas podréis encontrar la ducha dentro de la cabina –o muy cerca de la misma- y veréis un reloj que permite controlar el tiempo de permanencia. Tras el tratamiento es necesario tomar abundantes líquidos con minerales suficientes (nada de agua sola), pudiendo ingerir zumos de frutas, bebidas isotónicas y/o infusiones.
  • PISCINAS PARA REALIZAR BAÑOS DE CONTRASTE: podrémos encontrar como mínimo dos piscinas de dimensiones variables, aunque pueden ser también tres. Una de ellas tendrá agua fría, la segunda agua templada y en muchos establecimientos hay una última piscina de agua muy caliente. Lo usual es introducirse primero en la piscina de agua templada para pasar luego a realizar los contrastes de temperatura. En un buen baño de contraste se comienza permaneciendo de 3 a 5 minutos en agua caliente para pasar después al tanque frío un tiempo que puede oscilar entre los 30 y los 90 segundos, terminando el ciclo con agua caliente. Podemos realizar varios ciclos de este tipo y terminarlos relajándonos nuevamente en la piscina de agua templada. En algunos establecimientos no existe la piscina de agua muy caliente y en otros no está la de agua fría, que es sustituida por una fuente de hielo. El funcionamiento de esta última es sencillo: te acercas, tomas pedazos de hielo y los frotas cuidadosamente por todo el cuerpo. La primera vez parece intolerable, pero conforme repites aplicaciones sientes que el cuerpo se tonifica y que la sensación es revitalizante.
  • PISCINA DE CHORROS: como su nombre indica es un tanque de agua con temperatura templada y chorros distribuidos estratégicamente, de manera que permiten relajar mediante agua a presión e incluso con cambios de temperatura diferentes segmentos y regiones corporales . La intensidad del chorro, su grosor y su temperatura dependerán de la zona a la que se pretende tratar con el mismo y pueden encontrarse en las paredes del tanque, en bancos adosados para recibir chorros, en la parte alta, en el suelo e incluso en una especie de camillas con agarraderas instaladas dentro de un tanque de agua. Un jacuci consiste en un tanque o sección de tanque acotado en forma circular o semicircular con elementos adosados que permiten sentarse y en el que el paciente recibe la acción beneficiosa de un baño de burbujas intenso. Es agradable y relajante al máximo.
  • DUCHAS Y BAÑOS PARCIALES: los tipos de ducha que incluyen los spas en la mayoría de los casos son la aromática y la escocesa. Esta última consiste en agua proyectada sobre el cuerpo a dos temperaturas y siguiendo una trayectoria predefinida –generalmente de abajo a arriba. Se produce una alternancia de temperaturas y de zonas, resultando vigorizante. En cuanto a la ducha aromatizada, pretende servirse del efecto beneficioso de las esencias en el sistema nervioso junto con la temperatura templada del agua. Los baños parciales, en la mayoría de estos establecimientos, están destinados a los pies (pediluvios- y generalmente asocian los efectos del agua a los cambios de textura del suelo, a cambios de temperatura en el recorrido o a ambas cosas.
  • OTROS TRATAMIENTOS: en los spas se ofrecen otros tratamientos relacionados con el bienestar y la salud pero no directamente con el agua. Masajes relajantes, con hierbas aromáticas, cromoterapia, envolturas de barro, algas y otras sustancias, masaje con piedras calientes, reiki, etc. El catálogo de posibles servicios aumenta cada día y se extiende a todo tipo de establecimientos que emplean el agua como fuente de bienestar y salud. Estos establecimientos suelen dar un precio para el circuito termal (el uso de todos los elementos relacionados directamente con el agua) y precios más elevados para obtener los servicios adicionales.

Todo lo expuesto anteriormente se intenta acompañar generalmente de personal amable y encantador que explica lo esencial para llevar a cabo el circuito termal y, en muchos establecimientos, se ofrecen bebidas para la hidratación durante el tratamiento, ya sea en una sala de relajación a parte o en la zona principal –té, infusiones varias o zumos de fruta. ¿A que el plan suena muy bien? Hay establecimientos que incluso ponen a disposición de parejas la posibilidad de tomar durante la estancia bombones y cava. Servicios cada vez más diversos que generan una amplia gama de posibilidades para regalar –si no te lo regalan siempre te lo puedes regalar tú mismo/a.

BAÑOS ÁRABES

Si una mujer marroquí viniera a España y se dirigiera a un baño árabe de los que nosotros denominamos de este modo se llevaría una gran decepción o se sentiría confundida –lo digo por experiencia. En el mundo árabe el edificio para los baños no sólo permite recibir terapias basadas en el empleo del agua, sino que además admite la propia higienización –frotarse con jabón, enjuagarse, aceitarse la piel, etc. Por otra parte, los baños en el mundo árabe están divididos por sexos –baños para hombres y baños para mujeres, admitiéndose a niños varones hasta una edad determinada (esa era la tradición al menos). Cada país tiene sus particularidades respecto al modo de entender el baño pero todos utilizan el contraste de temperaturas para obtener relajación, vigorización y belleza, y en todos se intenta disponer de personal hábil para realizar masajes relajantes y/o estimulantes según la necesidad.
En España un baño árabe no diferencia sexos ni en las instalaciones ajenas a los vestuarios y servicios ni en el personal contratado para la atención en la estancia principal; suele contener las tres piscinas mencionadas en el spa, el baño turco, una zona habilitada para tomar un té, cabinas para tratamientos específicos como los ya mencionados, etc. Las diferencias con el spa son,generalmente ambientales. El tamaño de la estancia principal en que se encuentran las piscinas es menor, las albercas suelen tener un tamaño también más reducido y menor profundidad, se busca el efecto de un ambiente con pocos ruidos –agua que cae lentamente y sin estridencias, músicarelajante, luz casi inexistente procedente en muchos casos de velas colocadas estratégicamente en los bordes de las albercas, uso de aromaterapia no s´ólo en duchas sino también en el agua de las piscinas, aceites de masaje o en el aire, regulación de la afluencia de personas en los tramos horarios (en un spa sólo tienes que pedir hora generalmente si vas a requerir aglún servicio diferente al propio circuito termal, mientras que el baño árabe suele organizar grupos por tramos horarios y no admite a más de un número concreto de personas por turno). El olor del cloro es mucho menos intenso y la sensación que se obtiene tras el tratamiento es reconfortante. Como en el spa, el equivalente al circuito termal se puede complementar con masajes diversos, aromaterapia, envolturas, etc. Cada establecimiento es diferente al anterior y la carta de servicios puede variar enormemente. Algunos de ellos se encuentran en la parte baja de teterías, por lo que tras el baño puede disfrutarse de deliciosos dulces típicos árabes acompañados de una carta de tés, batidos y zumos más que tentadora. Dado que se regula la fluencia por turnos, es posible reunir a un grupo pequeño de amigos con los que acudir al baño, de manera que las instalaciones quedan cerradas a los demás y a disposición del grupo (suelen disponer de precios especiales para grupos también).

BALNEARIOS Y TERMAS

lugares dedicados al reposo y la curación a través de la utilización de las aguas, sobre todo termales o mineromedicinales, que pueden estar situados junto a manantiales, ríos o al lado del mar (los tratamientos en que se usa el agua marina, sus fangos y algas reciben el nombre conjunto de talasoterapia). En estos lugares la composición de las aguas empleadas, los barros y otros agentes naturales empleados (gases para inhalaciones, algas para envolturas, etc.,) tienen gran importancia. En un balneario se suelen incluir, además de las instalaciones necesarias para aplicar estos tratamientos y los utilizados en spa, otras zonas relacionadas con la saluld y el bienestar –gimnasio, rayos uva, etc. En muchas ocasiones existe un área de hospedaje en el propio complejo del balneario o se llega a acuerdos con hoteles cercanos para ofertar paquetes turísticos atractivos. Además en algunos establecimientos existe la opción de seguir durante la estancia una dieta saludable entre otras cosas. El balneario tiene un enfoque médico y los tratamientos se ofrecen en función de las patologías especificadas por el usuario o de los objetivos que éste marca al personal del centro. Es una alternativa muy interesante, aunque más recomendable para un período vacacional –dos o tres días mínimo- que para una tarde cualquiera. En España disponemos de una amplia red de balnearios distribuida por todo el territorio (Sierra Alamilla en Almería, Lanjarón en Granada, Carratraca en Málaga, Archena en Murcia, Sanlúcar en Cádiz, Canena en Jaén, La Toja en Pontevedra, etc).

INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LA HIDROTERAPIA

Se puede emplear la hidroterapia en el tratamiento de traumatismos, reumatismos (artritis, artrosis, etc.), procesos neurológicos (hemiplegia, paraplegia, polineuritis, poliradiculitis, et.), en mujeres embarazadas siempre que su médico lo autorice, estados de estrés y ansiedad que no se relacionen directamente con el agua –poco ayudaríamos a un paciente que padeciera hidrofobia, por ejemplo.
Las contraindicaciones para recibir hidroterapia o emplear los servicios de los establecimientos anteriormente mencionados son las siguientes:

  • Procesos infecciosos: conjuntivitis víricas, infecciones urinarias, otitis, sinusitis, úlceras por decúbito, herida abierta, tuberculosis, infestación por artrópodos, etc.
  • Portadores de dispositivos intravasculares: bypass, muelles, etc. Se emplean en caso de obstrucción venosa o arterial grave y otras alteraciones del sistema circulatorio central y periférico. Consultar con el médico en caso de duda.
  • Inmunodeficiencias: aumento del riesgo de infección para el paciente. Excluir de esta contraindicación a los portadores de VIH y consultar siempre con el médico que atiende al posible usuario antes de descartar el uso de la hidroterapia y la hidrología.
  • Incontinencia fecal y/o urinaria: consultar con el médico y con los prestadores de servicios, dado que existen hoy en día dispositivos que permiten usar la piscina manteniendo los escapes controlados.
  • Enfermedades cardíacas recientes o insuficiencia cardíaca descompensada.
  • Neoplasias: son los tumores benignos o malignos y, en caso de querer emplear alguno de los tratamientos o entretenimientos propuestos sería necesario consultar con el médico que lleve el caso.
  • Insuficiencia respiratoria grave.
  • Hipertensión arterial, hipotensión arterial o tensión arterial descompensada.
  • Quemaduras graves.
  • Rotura prematura de membranas en el embarazo.
  • Ancianos:como podréis suponer, la mayoría de las contraindicaciones que hemos mencionado ya están presentes en personas de edad avanzada, sin contar con otras posibles limitaciones que pueden apareceren personas mayores de 65-70 años. Estudiar individualmente cada caso y consultar con su médico.
  • Imposibilidad de sujeciones firmes en pacientes con movilidad reducida: si el establecimiento no cuenta con las ayudas técnicas que permitan su uso por personas con una grave reducción de su movilidad o con personal que asista al usuario y/o acompañantes es imposible utilizar muchos de estos servicios. Pedir información a facultativos, asociaciones, etc.

CONCLUSIONES

  • La hidroterapia y sus beneficios están hoy al alcance de cualquiera en sus diferentes modalidades, si bien deberemos tener en cuenta que, en caso de querer emplearla como tratamiento de apoyo a alguna patología, es necesario consultar con el médico encargado del caso y buscar un centro con personal cualificado e instalaciones adecuadas a las necesidades que pretendemos cubrir.
  • No en todos los tipos de centros se recibirán los mismos servicios y deberemos escoger el que queremos según nuestras expectativas. No es lo mismo buscar un lugar en que relajarse y meditar o que compartir con tu pareja o amigos que recurrir a un establecimiento más dinámico y con mayor presencia de público en que no se puede esperar una atención a los mismos aspectos. Cada centro tiene su filosofía y debemos buscar aquél que nos satisface o que pensamos que ilusionará a quien deseamos hacer el regalo.
  • En caso de cualquier duda es mejor consultar con el médico, dado que muchas contraindicaciones son relativas –una persona de edad avanzada con la presión arterial controlada y siendo consciente de lo que va a recibir puede acceder a un spa o a un balneario sin problemas.
  • ¡Disfrutemos de los beneficios del agua y de las terapias que con ella podemos llevar a cabo, así como de tantas cosas que hoy en día se ofrecen en los diferentes tipos de centros! ¡Placer, salud y bienestar para todos!