ENFERMEDADES RARAS O POCO FRECUENTES

<h2>¿A QUÉ LLAMAMOS ENFERMEDADES RARAS?</h2>

Se considera una enfermedad raa a aquélla que afecta a un pequeño número absoluto de personas o a una proporción pequeña de la población. En cada región del mundo existen definiciones diferentes para este tipo de enfermedades, aunque siempre se tiene en cuenta en ellas la prevalencia (número de personas que viven padeciendo una enfermedad en un momento dado en la población estudiada). No existe una definición única y ampliamente aceptada de enfermedad rara, basándose algunas de ellas únicamente en el número de personas afectadas y teniendo otras en cuenta factores como la severidad de la enfermedad, la existencia de tratamientos para ella, etc. Un ejemplo de lo dicho es la definición de enfermedad rara propuesta por la Comisión Europea de Salud Pública, que establece como raras “aquellas enfermedades crónicamente debilitantes o potencialmente mortales y las cuáles tienen tan poca prevalencia QUE se necesitan esfuerzos combinados especiales para combatirlas” -la prevalencia de la enfermedad no debe ser mayor de 5 por cada 10000 habitantes para que se le aplique esta definición. Podemos encontrar enfermedades raras por cumplir con el criterio de bajo número de afectados en una población, pero al no ser potencialmente mortales o crónicamente debilitantes no podrían ser consideradas como raras según los criterios recogidos por la definición.

Si bien es cierto que cada enfermedad rara afecta a pocos individuos de una misma población en un momento dado, si sumamos a todos los afectados por enfermedades raras en un único grupo nos encontramos con porcentajes de población afectada pequeños pero significativos (5-7%). En España, el número de personas afectadas por enfermedades raras es de unos 3 millones y en Europa el númeroaproximado de afectados se estima que oscila entre los 44 y 59 millones (Organización Europea para las Enfermedades Raras).

<h2>CARACTERÍSTICAS Y PROBLEMÁTICA ASSOCIADAS A LAS ENFERMEDADES RARAS</h2>

<ul><li>Causas: la mayoría de las enfermedades raras o ppoco frecuentes tienen origen en alteraciones genéticas, aunque algunas se pueden producir por exposición a factores ambientales durante el embarazo o justo después de éste y otras pueden producirse en el transcurso de la vida por exposición a tóxicos, agentes infecciosos, etc.</li>

<li>Momento de aparición de los síntomas: en algunas de ellas los síntomas aparecen al momento de nacer, mientras que en otras éstos se desarrollan más adelante ( a partir de los 5 años, durante la adolescencia o en la edad adulta).</li>

<li>Tiempo de duración de la enfermedad: la mayoría de las enfermedades raras son crónicas (afectan a la persona durante un período mayor de 6 meses). Sin embargo, existen enfermedades agudas que se consideran raras por su poca frecuencia –éstas pueden tener un desaroollo rápido pero sus  secuelas pueden durar toda la vida.</li>

<li>Diagnósticos equivocados: dada la poca frecuencia de estas enfermedades, el desconocimiento que hay acerca de ellas y los altos costes de los medios necesarios para investigar, formar a profesionales y disponer de la tecnología necesaria para llevar a cabo las pruebas que permitirían un diagnóstico rápido y diferencial, el tiempo medio que se tarda en descubrir la enfermedad rara que afecta a una persona oscila entre los 5 y 10 años en España y varía según la región del mundo en la que estemos analizando el problema. Esto implica que no se pueden establecer tratamientos, solicitar medios o ayudas, etc., que se adapten a la realidad del paciente y éste va desconcertado de consulta en consulta y luchando contra su situación sin armas adecuadas.</li>

<li>Prevalencia: el número de personas afectadas por una enfermedad rara en Europa no debe superar los 5 casos por cada 10000 habitantes para pertenecer a este grupo. Existen sólo 100 enfermedades raras que lleguen a esta prevalencia, quedando las demás así catalogadas muy por debajo de la misma.</li>

<li>Tratamientos: en la mayor parte de los casos no existen tratamientos específicos para detener o revertir las consecuencias de las enfermedades raras para quien las padece, limitándose éstos a aliviar los síntomas en la medida de lo posible y retrasar las consecuencias del avance mediante fisioterapia, terapia ocupacional, medicamentos varios, etc. En otras ocasiones existen medicamentos y drogas necesarias para la mejora de la calidad de vida de estos pacientes o para la realización de pruebas diagnósticas, la investigación, etc., que no se producen porque su costo nunca será recuperado mediante la venta, siendo necesarios incentivos para que se elaboren –a estos medicamentos se les denomina huérfanos</li></ul>

<h2>¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE ESTA SITUACIÓN?</h2>

Evidentemente sólo podemos colaborar y hasta cierto punto con las diferentes asociaciones y organizaciones que solicitan nuestro apoyo, manifestarnos junto a los afectados y sus familias para solicitar un trato digno e igualitario y la implicación del Gobierno de la Nación en la mejora de la situación de estos enfermos, no marginarlos socialmente…

Os recomiendo la lectura de la noticia publicada en Feder (Federación española de enfermedades raras) con motivo de la celebración del Día Mundial de las Enfermedades Raras (28 de febrero en este año por no ser bisiesto) y que podréis encontrar en el siguiente link:

<a href=http://www.enfermedades-raras.org/index.php/slider-home/3539-hay-un-gesto-que-lo-cambia-todo-3 target=”_blank”>España se une a la celebración del Día Mundial de las Enfermedades Raras</a>

Espero sinceramente que todos colaboremos en que estas enfermedades seanvisibles y que no se nos olvide, una vez pasado este día en que todo el mundo habla de ellos, que los pacientes afectados por las enfermedades raras nos necesitan siempre y no sólo los 28 o 29 de febrero.

 

Anestesia epidural y anestesia raquídea

INTRODUCCIÓN

Queridos lectores de mi blog. Ante todo, disculpad mi larga ausencia de las redes. Prometo no dejar tan abandonado este blog en lo sucesivo y espero poder cumplir mi promesa.
El tema escogido para este post es motivo de muchas consultas a cualquier profesional de la salud por parte de sus pacientes –enfermeros/as, fisioterapeutas, médicos de atención primaria, etc. También forma parte de encendidos debates entre futuras madres y madres recientes. ¿Qué es la epidural? ¿Cuáles son sus riesgos? ¿Es conveniente o no? ¿Cómo es la recuperación tras recibir anestesia epidural? Todas estas preguntas constituyen el cuerpo de este post. Espero que os resulte de utilidad su lectura y, si queda algún punto sin aclarar o deseáis hacer alguna aportación a lo aquí expuesto, sólo tenéis que rellenar el formulario de comentarios al final del post o dirigiros a mí de manera directa a través del correo electrónico:
info@mtcfisio.com

ANESTESIA EPIDURAL,INTRADURAL Y ANESTESIA RAQUÍDEA: PUNTOS COMUNES Y DIFERENCIAS

Se denomina anestesia raquídea o regional a la aplicada a través de la columna vertebral (raquis = columna en latín). Este tipo de anestesia afecta sólo a regiones corporales determinadas, permaneciendo el resto del cuerpo sin alteraciones en sensibilidad y/o movmovilidad, conservando además –si se considera oportuno por parte de equipo médico y paciente- la completa consciencia durante la intervención. En casos en que se estime necesario, se puede aplicar medicación con efectos sedantes por vía intravenosa para facilitar la inserción de la aguja.
La columna vertebral tiene dos funciones esenciales en nuestro organismo:

  1. FUNCIÓN DE SOSTÉN: la columna vertebral constituye el eje de nuestro cuerpo y a partir del mismo se estructuran todos los eementos corporales que forman el organismo de los humanos en particular y de todos los vertebrados en general. A la columna se unen las costillas, los miembros superiores mediante los hombros, los inferiores mediante las caderas y la cabeza se sostiene sobre el cuello, al que dan forma las vértebras cervicales. Gracias a la columna vertebral podemos mantenernos de pie, respirar –movimiento de las costillas y el esternón para inflar o desinflar la caja torácica-, etc.
  2. PROTECCIÓNDE LA MÉDULA ESPINAL: la médula espinal es un cordón nervioso que se continúa con el encéfalo o cerebro, formando parte del sistema nervioso central. Al igual que el cerebro queda protegido en el cráneo, la médula espinal se resguarda gracias a la columna vertebral, que crea un canal por el que transcurre.

Médula y encéfalo no sólo están arropados por columna vertebral y cráneo; cuentan además con la protección de tres membranas y una sustancia líquida que actúan como sistema de amortiguación de golpes y vibraciones, además de impedir el acceso de cualquier sustancia perjudicial al entorno nervioso. Estas membranas son las llamadas meninges, y reciben el nombre de duramadre (la más pegada al sistema óseo de protección-, la aragnoides y la piamadre –ligada de manera muy íntima con médula y encéfalo. Entre la aragnoides y la piamadre existe un espacio que está lleno de líquido –el líquido cefaloraquídeo-, con múltiples funciones y de gran importancia en el sistema nervioso central; asimismo, el espacio entre duramadre y aragnoides está siempre vacío y no debe contener ningún elemento, manteniendo siempre una presión equilibrada y constante.
Para conseguir anestesiar de manera regional a una persona utilizando como acceso la columna vertebral, es necesario invadir mediante una punción parte de estas protecciones. Para ello se aprovecha el espacio entre dos vértebras y se insertan agujas y/o catéteres (vías) que permitan inyectar los anestésicos en el punto adecuado para producir alivio del dolor, insensibilización y parálisis parcial o total de manera temporal, pudiendo así realizar las intervenciones quirúrgicas sin problemas y con menores efectos secundarios que los que produciría la anestesia general.
Existen dos tipos de anestesia raquídea según se queden las agujas antes de llegar a la duramadre o la traspasen:

  • EINTRADURAL O SUBARAGNOIDEA: consiste en la inyección de anestésicos mediante punción con aguja fina en el espacio entre dos vértebras, generalmente en la región lumbar y por debajo de L2. Se inyecta una única dosis de anestésico en el espacio entre aragnoides y piamadre. Su efecto se inicia rápidamente y dura entre 1 y 4 horas. Suele emplearse para cirugías en la región inferior del cuerpo (hernia inguinal, cirugía genital, procedimientos quirúrgicos de poca duración que afecten a miembros inferiores, etc).
  • EPIDURAL o peridural:consiste en la inyección de anestésicos sin traspasar la duramadre. El procedimiento es igual que el seguido para la anestesia intradural, salvo que el calibre de la aguja es mayor y ésta es sustituída posteriormente por un catéter fino, a través del cuál se inyectan varias dosis de anestésico en el tiempo. También puede conectarse a este catéter un sistema de perfusión (los llamados goteros). Se utiliza para disminuir el dolor en el trabajo de parto, para la realización de intervenciones quirúrgicas de mayor duración y para el alivio del dolor durante el postoperatorio. Tarda entre 15 y 20 minutos en hacer efecto pero su duración puede prolongarse en el tiempo según las necesidades. Asimismo, la anestesia epidural puede combinarse con el empleo de otras técnicas para el alivio del dolor –sedación.

¿PROCEDIMIENTO UTILIZADO

Los pasos para producir la anestesia regional son los siguientes:

  1. COLOCACIÓN DEL PACIENTE: los médicos anestesistas determinan cual es la posición más adecuada de las posibles, siendo éstas la posición sedente (sentado), decúbito prono (boca abajo) y el decúbito lateral (de lado con las rodillas flexionadas).
  2. LIMPIEZA DE LA REGIÓN CON SOLUCIÓN ANTISÉPTICA ANTES DE LA PUNCIÓN
  3. ADMINISTRACIÓN DE ANESTÉSICO LOCAL: este procedimiento puede estar acompañado o no de sedación del paciente a través de vía intravenosa si se considera opotuno.
  4. PUNCIÓN LUMBAR: se realiza por debajo de L1 para evitar dañar estructuras nerviosas y y se realizará con agujas de diferente calibre según se desee realizar una anestesia epidural o intradural/subaragnoidea –en el segundo caso se retirará la aguja tras la punción y la inyección del anestésico.
  5. COLOCACIÓN DE UN CATÉTER: se realiza en el caso de utilizar anestesia epidural, ya que serán necesarias varias inyecciones de anestésico a lo largo del proceso de la intervención. La inyección en catéter puede realizarse con jeringa o mediante un sistema de perfusión (gotero).
  6. RECUPERACIÓNTRAS LA ANESTESIA: el paciente será observado para constatar la recuperación de la sensibilidad y la movilidad, el nivel de oxígeno en sangre, la presión arterial, la diuresis –si orina o no-, la aparición de dolor, etc. En todos los casos de anestesia regional se mantiene al paciente tumado hasta la recuperación de la sensibilidad y la movilidad.

COMPLICACIONES POSIBLES TRAS ANESTESIA REGIONAL

    • HIPOTENSIÓN: descenso de la presión arterial a niveles por debajo de la normalidad.
    • CEFALEA POSTPUNCIÓN DURAL: dolor de cabeza de duración variable –según el tipo de anestesia- que se manifiesta especialmente con el cambio de posición –de tumbado a sentado o de pie.
    • BRADICARDIA: descenso de las pulsaciones –menos latidos por minuto.
    • RETRASO DEL EXPULSIVO DURANTE EL PARTO O LA LIMITACIÓN EN LA REALIZACIÓN DE LOS PUJOS DURANTE EL TRABAJO DE PARTO ACTIVO.

<INFECCIÓN DE LAS MENINGES: meningitis y aragnoiditis.

  • ABSCESOS EPIDURALES:
  • SÍNDROME DE LA CAUDA EQUINA: causado por la compresión de las raíces nerviosas provocado por el estrechamiento del canal medular, sea cual sea la causa del mismo (inflamación, traumatismo, etc).
  • ANESTESIA: pérdida de la sensibilidad en la región afectada.
  • INFECCIONES: pueden ser locales (sepsis local) o generales (septicemia).

Hay que dejar claro que las complicaciones más frecuentes tras el proceso de anestesia regional son el dolor de cabeza, la aparición de algún hematoma, dolor en región de la cola de caballo o en región lumbar durante algún tiempo, mareos, malestar y escalofríos en las primeras horas, etc. No hay por qué temer a este tipo deanestesia más que a la anestesia general.

CONTRAINDICACIONES DE LA ANESTESIA REGIONAL O RAQUÍDEA

  • INFECCIÓN EN EL SITIO DE PUNCIÓN: se podría propagar desde la zona al interior del espacio epidural, provocando meningitis y abscesos.
  • ENFERMEDAD NEUROLÓGICA: no se recomienda su uso cuando en el historial del paciente encontramos enfermedades desmielinizantes (esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, síndrome de guilain-Barrè, Carcot-Marie-Tooth, etc.), ya que este procedimiento suele aumentar la desmielinización. Tampoco se recomienda en pacientes con espina bífida, dado que sería ineficaz. Tampoco puede emplearse en procesos caracterizados por el aumento de la presión intracraneana.
  • ALTERACIONES EN LA COAGULACIÓN: pueden observarse alteraciones de los mecanismos de la coagulación por alteración hepática severa, consumo de antiagregantes plaquetarios de manera continuada, consumo de fármacos anticoagulantes, etc. En todos los casos salvo en la alteración hepática severa, sólo es necesario estudiar el caso y suspender, en caso de que se esté consumiendo, la medicación antiagregante y/o anticoagulante. Todas estas cuestiones serán expuestas por el equipo médico.
  • HEMORRAGIA INCONTROLADA.
  • CARDIOPATÍAS DETERMINADAS.
  • RECHAZO DE LA TÉCNICA POR PARTE DEL PACIENTE: este problema o contraindicación puede ser superado con la información adecuada para que el paciente consienta el uso de la técnica, señalando los pros y contras de la anestesia regional o raquídea.
  • TATUAJES: los médicos no atraviesan con agujas los tatuajes por la posibilidad de que los pigmentos que se encuentran en ellos pasen al espacio epidural o al subaragnoideo, provocando de este modo posibles infecciones, abscesos o complicaciones neurológicas tardías.

 

PIERNAS CANSADAS. ¿QUÉ HACER PARA ALIVIAR LAS MOLESTIAS?

La sensación de piernas cansadas consiste en que la persona afectada siente que sus piernas pesan en exceso, que le cuesta moverse a pesar de no tener ningún problema muscular o neurológico y en muchas ocasiones aparece dolor, además de observarse en la mayor parte de los casos hinchazón de tobillos, zonas más enrojecidas y calientes que de costumbre, etc. Se produce por una alteración en la circulación de los miembros inferiores que impide la correcta subida de la sangre desde éstos hacia el corazón a través de las venas. Este ascenso se ve facilitado por dos mecanismos fundamentalmente:

  • La musculatura de las piernas al realizar ejercicios como caminar, subir escaleras, etc., impulsa la sangre gracias a que comprime las venas rítmicamente durante las contracciones y relajaciones necesarias para realizar estos movimientos.
  • En las venas de miembros inferiores existen válvulas que realizan un efecto similar al de los músculos, de manera que su apertura y cierre sincronizado permite la subida de la sangre a través del sistema venoso hasta el corazón.

Cuando las válvulas fallan, la persona afectada lleva una vida demasiado sedentaria o se unen ambos factores, la sangre se estanca cada vez en mayor medida en las piernas, produciendo dilataciones de tamaño variable en las mismas (varices). Las varices tienen las paredes más débiles que las venas sanas y su rotura es relativamente fácil; al mismo tiempo, en las varices no suele funcionar bien el sistema de válvulas. Si a lo que hemos expuesto le añadimos el calor, que tiende a hacer que las venas se dilaten un poco más, ya tenemos una combinación explosiva.
¿Qué podemos hacer para minimizar la sensación de piernas cansadas?

  • Procurad utilizar calzado cómodo que no estrangule el pie o el tobillo para la realización de la mayor parte de vuestras actividades, particularmente si tienes que permanecer largo tiempo de pie. El calzado deberá tener una altura aproximada de 2-3 centímetros para que no se produzcan alteraciones en la espalda –ya analizaremos en otra entrada los zapatos.
  • Si vuestro trabajo os obliga a permanecer largo tiempo de pie o ya presentáis varices sería recomendable que utilizárais medias de descanso. Las hay de varios modelos y de compresión variable, así que podéis emplear las que mejor soportéis o las que recomiende vuestro médico.
  • Utilizad prendas sueltas que no compriman en exceso las ingles, tobillos o corvas, de manera que no pongamos obstáculos a la circulación de la sangre. En verano son preferibles telas de fibras naturales como el lino, algodón, bambulas, crebs, etc.<, dado que permiten una mejor transpiración y el cuerpo no se sobrecalienta –no habrá elementos que provoquen una mayor dilatación./li>
  • Si debéis permanecer demasiado tiempo en una misma postura buscad la manera de cambiar al menos una vez cada 60 minutos la misma –levantarse a dar un breve paseo de 10 minutos o sentarse cinco minutos antes de continuar de pie.
  • Cuando termine la ducha poned el agua completamente fría y daros varias pasadas en cada pierna, procurando que el chorro vaya de abajo a arriba y desde los tobillos a las corvas. Esto activará la circulación de la sangre y os hará sentir alivio y confort.
  • Si teneis paciencia suficiente o lo necesitáis mucho podeis recurrir a los baños de contraste. Para ello pondréis en un barreño agua fresca y le añadiréis cubitos de hielo (la idea es que baje a unos 15 grados dentígrados); junto a éste colocaréis otro barreño con agua caliente (aproximadamente a unos 40-42 grados centígrados, que es la temperatura en que nos damos normalmente los baños calientes relajantes y agradables). Sumergid primero los pies 10 segundos en agua caliente para pasar rápidamente después a otros 10 segundos en agua fría; repetid la operación tantas veces como queráis o hasta que las temperaturas de los barreños no permitan seguir con el tratamiento, pero terminad siempre con agua caliente. Al finalizar secad cuidadosamente los pies y tobillos.
  • Tanto si habéis empleado el baño de contraste como si utilizásteis la ducha de agua fría, podéis aplicaros un masaje suave desde los tobillos a las ingles con cremas que dén una sensación de frescor –suelen contener menta y alcanfor en proporciones variables. Si queréis intensificar más aún el efecto podéis mantener la crema en el frigorífico hasta su uso. Si la menta no os gusta o por alguna razón no os sienta bien podéis recurrir a aceites de plantas activadoras de la circulación y antiinflamatorias como el romero, el árnica, espino blanco, etc.
  • La práctica de ejercicio físico permite que evitemos o limitemos la mala circulación, dado que las contracciones musculares rítmicas harán que la sangre ascienda con mayor facilidad por el sistema venoso. Si las playas cercanas son adecuadas –no demasiado irregulares) podemos pasear por la orilla dejando que las olas toquen pies y tobillos, de manera que recibirás un confortable masaje –será aún mayor si caminas con los pies descalzos.
  • El ejercicio físico se realizará a primera o a última hora de la tarde, evitando así golpes de calor. Por otra parte, no olvidéis que por beber menos no os hincharéis menos, así que dadle a vuestros cuerpos una buena dosis de líquidos –más aún en verano.
  • Buscad un rato para descansar con los pies en alto, ya sea utilizando un reposapiés o durmiendo una siesta de 20-30 minutos en la cama o el sofá. No coloqueis las piernas sobre una mesa y apoyeis la espalda en el sofá, ya que tenderéis a deslizaros y extender la columna lumbar y esto puede provocar dolor y malestar.

Como en cada entrada, os ruego hagáis con toda libertad cuantas preguntas creáis necesarias y os responderé encantada, ya sea a través del formulario de comentarios del blog o escribiendo a mi e-mail: María Teresa Cobo Sánchez
Espero que estos breves consejos os resulten útiles y no olvidéis que podéis recurrir a fisioterapeutas, enfermeros y médicos para exponer vuestros casos concretos y solicitar un consejo más adecuado a vuestras circunstancias.

¿A QUÉ LLAMAMOS ESCLEROSIS MÚLTIPLE?

INTRODUCCIÓN

La esclerosis Múltiple es una enfermedad neurodegenerativa que actualmente resulta ser la primera causa de discapacidad en adultos jóvenes. Con este post quiero poner mi granito de arena para que se conozca un poco más esta patología, inculcar la necesidad de fisioterapia que los afectados por esta enfermedad tienen con objeto de de retrasar la instauración de la discapacidad y hacer un pequeño homenaje a mis pacientes de la asociación AEMA, que hacen esfuerzos casi sobrehumanos para mantener su pequeña asociación, facilitar servicios de calidad a sus socios / usuarios y vdar toda la información posible a sus integrantes para que puedan luchar con todas las armas disponibles contra la esclerosis múltiple. Emplearé para la redacción de esta entrada en mi blog parte del material recopilado para una pequeña charla que di el 30 de abril de 2014 en el marco de las II Jornadas de Voluntariado organizadas por AEMA.
Si alguno de los conceptos aquí expuestos no quedara suficientemente claro, surgiera alguna duda o sencillamente desearais expresar vuestras opiniones y comentarios, os emplazo a que utilicéis el formulario de comentarios del blog o dirijáis un mensaje a mi e-mail corporativo: E-mail de María Teresa Cobo Sánchez También es necesario recordar que lo expuesto en este blog es mera información y nunca puede sustituir los diagnósticos y recomendaciones de los médicos, particularmente si éstos resultan ser neurólogos.

¿QUÉ ES LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE?

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que se producen multitud de lesiones en las fibras nerviosas, concretamente en la mielina, que es la sustancia que recubre los axones y permite la comunicación entre neuronas. Estas lesiones pueden aparecer en cualquier punto del sistema nervioso central en el que exista mielina y suelen estar diseminadas. Cuando se destruye la mielina se dificulta la comunicación entre el sistema nervioso central y los músculos y órganos sensoriales. Esta falta o entorpecimiento de la comunicación es lo que da lugar a un mal funcionamiento del sistema nervioso central y a la aparición de una variedad de síntomas. Podemos encontrar que diferentes personas, diagnosticadas con la misma enfermedad, desarrollan síntomas diferentes dependiendo de la zona afectada por las placas de esclerosis, llevando todo ello a la confusión en muchos casos con otras patologías (fibromialgia, lupus, síndrome de fatiga crónica, esclerosis lateral amiotrófica, etc).
Hasta hace unos 25 años, este diagnóstico equivalía a una grave discapacidad que llegaba más pronto que tarde, confinando a quienes la padecían a la silla de ruedas y a la vida cama-sillón en pocos años; sin embargo hoy esto no es exactamente así, ya que existe un gran número de fármacos que frena la enfermedad y tratan muchos de los síntomas asociados a las lesiones. En la actualidad se estudia la influencia de la nutrición en la esclerosis múltiple, se contemplan múltiples tratamientos farmacológicos y se emplean otras disciplinas como fisioterapia, lobopedia o psicología para retrasar la llegada de la discapacidad o para disminuir su impacto directo. Por último es necesario destacar la existencia de estudios con células madre en ratones y de ensallos clínicos recientes con seres humanos que están obteniendo resultados prometedores. Aquí os dejo un par de enlaces respecto a la citada terapia celular con células madre:

CUADRO CLÍNICO

  • Debilidad generalizada, que aumenta cuanto mayor es la temperatura, ante pequeñas infecciones, alteraciones emocionales, etc..
  • Fatiga al encadenar varias actividades o durante el transcurso de una sola que, en personas que no padezcan patología alguna, no producirían agotamiento (estasíntoma es de los que produce una mayor frustración en los pacientes).
  • Parestesias (hormigueo), que puede afectar a zonas distales al comienzo (pies y manos), para extenderse después por todo el miembro o varios miembros.
  • Dolor neuropático (causado por una lesión o disfunción del sistema nervioso central).
  • Alteraciones de la visión: visión doble; pérdida de agudeza visual, etc.
  • Trastornos del lenguaje: disartria (dificultades de articulación de las palabras), disfonía (dificultad para emitir sonidos a un volumen normal), afasia (dificultad o imposibilidad para la elaboración del lenguaje), etc.
  • Temblor: el más frecuente es el intencional (al intentar llevar a cabo cualquier acción).
  • Ataxia (Trastorno caracterizado por la disminución de la capacidad de coordinar los movimientos).
  • Incontinencia: puede ser urinaria, fecal o afectar a ambas funciones, si bien la más habitual es la urinaria.
  • Alteraciones emocionales: períodos de euforia seguidos de períodos de depresión, ansiedad, etc.
  • Alteraciones en el tono muscular: espasticidad (reflejo exhacerbado al estiramiento), hipertonía/hipotonía ((aumento del tono o disminución del tono muscular con respecto a la normalidad), etc.

CURSO DE LA ENFERMEDAD y tipos.

Habitualmente los síntomas se manifiestan en forma de episodios de afectación neurológica EN Los QUE LOS SÍNTOMAS YA PRESENTES EN EL PACIENTE AUMENTAN EN INTENSIDAD DURANTE UN PERÍODO IGUAL O SUPERIOR A 24 HORAS SIN QUE EXISTA UNA CAUSA OBJETIVA QUE LOS JUSTIFIQUE O en los que APARECEN NUEVOS SÍNTOMAS EN El paciente DURANTE UN PERÍODO IGUAL O SUPERIOR A 24 HORAS SIN QUE EXISTAN CAUSAS QUE JUSTIFIQUEN SU MANIFESTACIÓN; estos episodios reciben el nombre de “brotes”. La agresividad con que se producen estos brotes, así como la asiduidad con que se producen, es lo que marca la evolución de la enfermedad y su tipología:

  • EM remitente recurrente: presencia de brotes con recuperación completa o con alguna secuela o déficit en el periodo de recuperación. Los periodos entre brotes se caracterizan por una ausencia de aumento de discapacidad/progresión.
  • EM secundariamente progresiva: curso inicial en forma de EM remitente recurrente seguido de progresión con o sin brotes asociados, estabilización y mejoras ocasionales.
  • EM primariamente progresiva: aumento de la discapacidad/progresión desde el inicio con estabilidad transitoria y mejoras ocasionales.

EPIDEMIOLOGÍA

  • La enfermedad afecta a personas jóvenes, entre los 15 y los 45 años de edad, y con más frecuencia a mujeres que a hombres (9 mujeres por cada hombre, si bien esta proporción es diferente según el tipo de esclerosis múltiple y la edad de aparición de los primeros síntomas.
  • El número aproximado de personas en España que padecen esclerosis múltiple es de 50000, siendo en Andalucía aproximadamente de 7000 afectados y en Almería de unos 900.
  • El 80% de los afectados presenta la forma remitente recurrente de la enfermedad.

CAUSAS DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Se trabaja con la hipótesis de una combinación de predisposición genética que se manifiesta en enfermedad por la acción de uno o varios factores desencadenantes. Como consecuencia de estas interacciones se desarrolla en el afectado una reacción autoinmune –las células del sistema defensivo atacan estructuras nerviosas del propio paciente-, produciéndose lesiones inflamatorias que culminan creando un tejido “cicatricial” endurecido en forma de placas que altera la conducción nerviosa por las fibras en las que la mielina ha sido alterada.

  • Factor genético: es predisponente pero no determinante, es decir, una combinación de genes puede permitir que se manifieste una determinada enfermedad si se dan las condiciones que activan a este grupo de genes implicados; por tanto, alguien puede presentar predisposición genética a padecer una determinada enfermedad –en este caso esclerosis mútiple- y no llegar nunca a manifestarla. En la esclerosis mútiple los hijos de un padre o madre con la enfermedad tienen un 5% de posibilidades de presentar la predisposición genética (es una proporción mínima pero superior a la existente en personas en cuyas familias no existen casos de esclerosis mútiple o de otras enfermedades autoinmunes). La probabilidad de que hermanos de pacientes con esclerosis múltiple presenten predisposición genética a la misma o a otras enfermedades autoinmunes es de un 10%.
  • Factores ambientales:
    • Hábitos tóxicos: tabaquismo.
    • Factores psicológicos: estrés, ansiedad, etc.
    • Incidencia del sol: los casos aumentan en los diferentes países de ambos hemisferios cuanto más cerca están éstos de los trópicos o el ecuador.
    • Infecciones víricas o bacterianas: no se ha logrado identificar un agente infeccioso concreto implicado en la activación de la manifestación de la enfermedad, pero se sospecha su implicación dada la relación entre la enfermedad y alteraciones autoinmunes.

TRATAMIENTO EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

  1. Tratamiento farmacológico:
    • Fármacos modificadores: destinados a frenar la enfermedad reduciendo su actividad y espaciando los brotes. Para quienes quieran más información pueden consultar el siguiente enlace: Todo lo que debe saber sobre los diez medicamentos aprobados para la esclerosis múltiple
    • Fármacos empleados durante los brotes para limitar los daños y facilitar la menor duración de los mismos: los pacientes los llaman volos y consisten en altas dosis de corticoides.
    • Fármacos destinados a aliviar los síntomas instaurados –incontinencia, dolor neuropático, cansancio, etc.
  2. Terapias complementarias: no sustituyen a los tratamientos farmacológicos y su función es retrasar la instauración de la discapacidad y mejorar la calidad de vida del paciente. Se incluyen la fisioterapia, psicoterapia, tratamientos psiquiátricos, lobopedia, etc.
  3. Actualmente se han planteado ensallos clínicos en Andalucía con células madre, participando en los mismos los hospitales Reina Sofía de Córdoba, Virgen Macarena de Sevilla y Carlos Aya de Málaga; los mismos se han basado en el éxito obtenido en modelos animales de la enfermedad en que se ha realizado terapia con células madre obtenidas a partir de médula ósea de los propios individuos. Para quien quiera acceder al contenido completo de esta noticia, aquí tiene el enlace: Pulsa aquí para ver la noticia

Para más información acerca de tratamientos de la esclerosis múltiple se puede consultar el siguiente enlace: Información sobre el tratamiento suministrada por FELEM
El correcto abordaje de la esclerosis múltiple implica la participación de una amplia variedad de profesionales (neurólogos/as, médicos rehabilitadores y de familia, psicólogos/as y/o psiquiatras según las circunstancias, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, enfermeros/as, lovopedas…), ya que, si queremos que las personas con EM tengan calidad de vida y no se vean excluídas de su entorno social, deberemos proponer tratamientos que se apohyen e intervengan sobre las diferentes necesidades de la persona (tratamiento farmacológico, fisioterápico, psicológico / psiquiátrico, etc.

Una buena práctica médica no existe sin el respeto a la voluntad del paciente que ha adquirido el derecho de participar en la propia planificación de la atención sanitaria. El profesional sanitario yy, por tanto, el fisioterapeuta, tiene la responsabilidad profesional, legal y ética de asegurar y favorecer la participación del paciente poniendo a su alcance herramientas que respeten el principio de autonomía. Una buena información facilita esta implicación.

No existe ninguna actuación médica ni rehabilitadora que permita revertir las lesiones y curar de manera definitiva la esclerosis múltiple en el momento presente. A los profesionales nos corresponde hacer que la persona afectada por esta patología comprenda que tiene que vivir con ciertas limitaciones, pero que debe adaptarse física y psicológicamente a ellas. Los tratamientos por los que tiene que pasar, fisioterápicos, médicos, psicológicos, de terapia ocupacional, no van a devolver a la persona a su situación anterior, pero si intentarán aliviar los síntomas, retrasar o evitar que avance la enfermedad , y tratar de que su calidad de vida sea lo mas aceptable posible. A su vez, también habrá que adaptar a la familia a esta nueva situación y hacerles comprender el gran papel que van a desempeñar en el tratamiento de la persona.

OBJETIVOS DE LA FISIOTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

  • Mantener y reeducar todo el control voluntario disponible.
  • Reeducar y mantener los mecanismos posturales normales.
  • Mantener la amplitud de movimiento en las articulaciones y tejidos blandos, así como enseñar al paciente y/o a sus familiares procedimientos que permitan evitar contracturas, malformaciones, limitaciones, etc.
  • Incorporar técnicas de tratamiento en la forma de vida relacionándolas con actividades diarias adecuadas, suministrando de este modo una forma para mantener toda mejoría que se obtenga.
  • Evitar el uso de movimientos anormales, ya que reducen la eficiencia y aumentan el cansancio en el paciente.
  • Inhibir el tono anormal.
  • Estimular toda experiencia sensitiva y perceptual y mantener la experiencia del movimiento normal a lo largo del curso de la enfermedad, no solamente para explotar el potencial sino para capacitar al paciente para que se sienta mas seguro y se mueva mas libremente al ser requerida la asistencia de familiares o ayudantes en los estadios posteriores de la enfermedad.
  • Proponer al paciente mecanismos que le permitan adaptar el medio laboral (fases iniciales de la enfermedad) y familiar a sus necesidades.
  • Proporcionar a los familiares los conocimientos necesarios para ejercer como cuidadores –llegado el momento. Se incluiría el adiestramiento en la movilización del paciente, la higiene postural en todos los ámbitos de la vida del cuidador, la recomendación de fórmulas para el mantenimiento de su propia salud, etc.

Los objetivos se adaptarán a la fase de la enfermedad en que se encuentre cada persona y variarán conforme cambien sus necesidades. Podemos considerar las siguientes fases en el avance de la esclerosis múltiple:

  • Fase 1: Independencia total, la actividad profesional está permitida.
  • Fase 2: Fase de semiindependencia; Signos neurológicos: Parálisis, trastornos del tono, incoordinación pérdida del equilibrio. Entre ambas fases pueden pasar varios años y estando en la segunda fase se puede llevar a cabo actividad profesional siempre que se adapte el puesto de trabajo a las necesidades de la persona afectada (en estos casos la ergonomía es imprescindible).
  • Fase 3: Déficits motores, cerebelosos, vestibulares importantes. Marcha imposible e independencia en el sillón. Con los medios adecuados esta situación no tiene por qué impedir la inclusión social de las personas afectadas o sus relaciones sociales, pero para poder desenvolverse estas personas necesitarán ayudas técnicas y de personas convenientemente entrenadas, ya sean “cuidadores profesionales / asistentes personales” o “cuidadores / asistentes informales” convenientemente preparados gracias al equipo que atiende a la persona afectada –familiares muy próximos, amigos, etc.
  • Fase 4: El paciente yace en cama, con trastornos neurológicos además de los motores(oculares, fonación, deglución, esfínteres), tróficos (escaras, descalcificación, retracciones), ortopédicos, circulatorios(edema, riesgo de flebitis y psíquicos; el desenlace fatal sobreviene casi siempre por complicaciones infecciosas, renales o pulmonares. Gracias a los tratamientos actuales y a la inclusión de medidas que luchan para retrasar la aparición de la discapacidad y su evolución, la llegada de esta última fase se retrasa cada vez más en el tiempo.
  • TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

    La fisioterapia será individualizada en función de la lesión de cada persona afectada, deberá tener en cuenta la extrema fatigabilidad que caracteriza a la esclerosis múltiple, ya que las lesiones en las bandas de mielina la conducción nerviosa se ve seriamente dificultada. Sin embargo el ejercicio bien dosificado, entrecortado por periodos de reposo frecuentes, no producirá fatiga nociva ni tendrá ninguna influencia nefasta sobre la enfermedad.

    No existen dos pacientes iguales, por lo que no existe un tratamiento protocolizado y exacto para la esclerosis múltiple. A continuación se expone un posible modelo de tratamiento según la evolución de la E.M. en el paciente, teniendo en cuenta además si éste se encuentra en un período entre brotes o en una reagudización (brote):

    1. Tratamiento de fisioterapia entre brotes:
      • Mantenimiento de las amplitudes articulares, lucha contra la espasticidad y las retracciones.
      • Evitar la atrofia muscular y desarrollar las suplencias musculares.
      • Mantenimiento del trofismo de los tejidos.
      • Mantenimiento de la marcha el mayor tiempo posible.
      • Llegado el momento, deberemos ayudar al paciente a escoger la silla de ruedas adecuada que le permita mantener el nivel de autonomía más elevado y su socialización.
      • Cuidado del mantenimiento de las grandes funciones vitales (ventilación, eliminación, alimentación, circulación, etc.), especialmente en el paciente encamado.
      • Alivio del dolor en aquellos casos en que sea necesario.
  • Tratamiento de fisioterapia durante los brotes: el paciente deberá estar en reposo durante dos o tres semanas, limitándose el tratamiento a movilizaciones pasivas, cambios posturales –si fuesen necesarios-, etc.

ENLACES DE INTERÉS

LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO (LES)

INTRODUCCIÓN

Comienzo esta entrada pidiendo disculpas a mis lectores por no haber atendido suficientemente mi blog profesional, que he descuidado por múltiples causas que ahora no voy a destgranar pero que no justifican mi dejadez. Prometo no desatender este espacio durante tanto tiempo.

El 10 de mayo se celebró el Día Mundial del Lupus, fecha en la que las asociaciones suelen reivindicar que se asignen más fondos a la investigación de la enfermedad, que se creen planes de empleo o condiciones laborales que permitan a los afectados por esta enfermedad integrarse en la vida laboral, una atención médica mejor, etc. Hasta ahí nada me resultó sorprendente, pues comprendo y conozco las necesidades concretas de este colectivo en el ámbito profesional e incluso personal – conocidos que padecían esta enfermedad desde muy temprana edad. Lo que no sabía es que a las personas con lupus no se les reconoce la acción discapacitante de su enfermedad. Mi sorpresa fue mayúscula ayer cuando leí esta noticia:

Los pacientes con lupus insisten en ser incluidos en el baremo de discapacidades

Como profesional me parece lamentable que los estamentos superiores del actual Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales no hayan considerado que el lupus merece estar en el citado baremo y que nadie parezca comprender las alteraciones que esta enfermedad puede llegar a provocar en quienes la padecen. Dado que la sociedad en general y los poderes públicos en particular parecen no conocer demasiado al lupus, intentaré poner mi granito de arena para que quienes lean estas líneas comprendan la importancia de esta patología, sus consecuencias y la clara necesidad de incluir al lupus en el baremo de enfermedades discapacitantes.

¿QUÉ ES EL LUPUS?

El lupus eritematoso sistémico (LES) pertenece al grupo de las enfermedades autoinmunes del tejido conectivo y consiste en el ataque sistemático del sistema inmune a estructuras sanas del cuerpo del paciente (piel, riñones, sistema reproductivo, articulaciones y músculos, corazón, sistema nervioso central y/o periférico, glándulas, etc.), sin que se conozcan por el momento las causas concretas de esta alteración y el modo de curarla. Existen dos variantes de esta enfermedad: el lupus discoide, que afecta inicialmente a la piel y puede no progresar hasta otros órganos, y el sistémico, que afecta a varias estructuras de las mencionadas anteriormente. Un lupus discoide puede evolucionar hacia la forma sistémicapero no sucederá nunca en el sentido inverso.

EPIDEMIOLOGÍA

Cada año aparecen 7 casos nuevos por cada 100000 habitantes, es más frecuente en asiáticos, afroamericanos y amrerindios,el 90% de los pacientes son mujeres y la edad de aparición más habitual está comprendida entre los 15 y los 55 años. En España se estima que el número de afectados por el lupus está entorno a 40000 (1% de la población).

CAUSAS DEL LUPUS Y MECANISMO DE ACTUACIÓN

No existe una causa clara de la enfermedad, si bien se habla de factores predisponentes y/o desencadenantes.

  1. PREDISPOSICIÓN GENÉTICA: no existe un único gen que predisponga a la presentación de lupus, dado que son varios los que intervienen en la presentación de la enfermedad y requieren para su activación de la participación de factores ambientales. Sin embargo, es necesario destacar que existe una probabilidad del 5% de que los hijos de enfermos de lupus desarrollen la enfermedad y un 10% de posibilidades de que hermanos de pacientes de lupus la desarrollen también; las probabilidades son parecidas en cuanto a la posibilidad de desarrollar otras enfermedades del mismo grupo. Por supuesto el tener cierta predisposición no implica que la persona portadora de los genes implicados tenga que padecer el lupus o cualquier otra enfermedad autoinmune, pudiendo llegar al final de su vida sin desarrollar ninguna patología.
  2. FACTORES HORMONALES: los estrógenos tienen un papel importante en el desarrollo de la enfermedad, lo cuál explicaría su mayor incidencia en mujeres y el empeoramiento de los síntomas en caso de consumo de anticonceptivos orales.
  3. Factores ambientales: no existe nada claro al respecto, si bien se vincula su aparición con estrés extremo, incidencia importante de luz ultravioleta, ingesta de medicamentos concretos, exposición a agentes infecciosos –no se han podido concretar-, etc.
  4. Lupus inducido por medicamentos: existen más de 40 medicamentos que pueden inducir la aparición de lupus, pero los efectos se revierten una vez retirada la medicación causante del problema.

CUADRO CLÍNICO

El lupus tiene una gran variedad de síntomas y puede imitar en su presentación y desarrollo a otras enfermedades como la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple, llevando a confusión en muchas ocasiones a los médicos de familia y evitando un diagnóstico temprano que podría evitar que se produzcan daños en riñones, cerebro, hígado y corazón. Los pacientes diagnosticados necesitan tratamiento y supervisión médica constante para retrasar o debilitar los síntomas, entrando en juego además los efectos secundarios de la medicación. Todo esto incide negativamente en la vida de los pacientes con lupus y sus familias y en sus relaciones personales y laborales.
No existen dos pacientes de lupus con el mismo cuadro clínico, por lo que aquí enumeraré los más habituales:

  • Músculos y articulaciones: aparición de artritis no erosiva en una o varias articulaciones (rodillas, muñecas, codos, dedos de las manos y pies), dolor muscular difuso, etc.
  • Piel: eritemas (zonas enrojecidas) permanentes en las mejillas y en la nariz (alas de mariposa), fotosensibilidad extrema que lleva a reacciones dérmicas fácilmente identificables. Pueden además aparecer úlceras bucales y/o nasales y pérdidas de cabello (estas últimas pueden revertirse con la medicación adecuada).
  • Síntomas generales: pérdida de peso inexplicable, fiebres sin presencia de infección alguna, fatiga extrema y debilidad.
  • Problemas renales: renitis (inflamación del riñón).
  • Riesgo de abortos espontáneos: mayor que en el resto de la población.
  • Inflamación de los tejidos que recubren a los órganos internos, provocando la aparición de dolor abdominal y pectoral. Pueden inflamarse las membranas que recubren a corazón y pulmón (pericarditis y pleuritis) y rara vez se afectan directamente las válvulas cardíacas o el parénquima pulmonar, si bien no puede descartarse que aparezcan estos síntomas, provocando en ese caso insuficiencia cardíaca o respiratoria.
  • Alteraciones de la circulación sanguínea: alteraciones en la contracción / relajación de capilares en extremidades, aparición de arterioesclrerosis con mayor frecuencia, etc.
  • Problemas hematológicos: anemia, alteración en el número de linfocitos, leucocitos, plaquetas, etc.
  • Alteraciones en sistema nervioso central y periférico: son muy variables y se presentan en un alto porcentaje de los enfermos. Pueden ir desde un episodio psicótico hasta dolor de cabeza,incluyendo depresión, deterioro cognitivo y, en casos excepcionales, pueden aparecer la epilepsia y los trastornos del comportamiento. Se estima que la afectación neuropsiquiátrica puede estar presente en un 50% de los pacientes

DIAGNÓSTICO

Se basa en la exploración del medico, los síntomas que presenta el paciente y los resultados de los análisis de sangre y orina. Se utilizan como criterios diagnósticos los establecidos para la investigación por el Colegio de Reumatología de EEUU en 1982, revisados en 1997 (Criterios ACR), aunque existe otra guía alternativa para eldiagnóstico si se utilizan los criterios de Saint Thomas (Singapur, junio de 19977). Para que un paciente sea diagnosticado de lupus debe presentar cuatro o más de los criterios expuestos más abajo durante unintervalo en la historia clínica.

  1. Erupción malar: Eritema fijo, plano o alto, sobre las eminencias malares, que no suele afectar los surcos nasogenianos.
  2. Erupción discoide: Placas eritematosas altas, con descamación queratósica adherente y tapones foliculares; puede haber cicatrices atróficas en las lesiones más antiguas.
  3. Fotosensibilidad: Erupción cutánea a causa de una reacción insólita a la luz solar, referida por el paciente u observada por el médico.
  4. Úlceras bucales: Ulceración nasofaríngea, por lo común indolora, observada por un médico.
  5. Artritis: Artritis no erosiva que afecta dos o más articulaciones periféricas, caracterizada por dolor a la palpación, tumefacción o derrame.
  6. Serositis: Pleuritis o pericarditis documentada por electrocardiograma o frote o evidencia de derrame pericárdico.
  7. Enfermedad renal: Proteinuria persistente mayor a 0,5g/día o 3+ o cilindros celulares.
  8. Trastorno neurológico: Convulsiones o psicosis en ausencia de otra causa conocida.
  9. Trastorno hematológico: Anemia hemolítica o leucopenia (< 4.000/mm3) o linfopenia: (< 1.500/mm3) o plaquetopenia (< 100.000/mm3) en ausencia de fármacos que produzcan esta alteración.
  10. Trastorno inmunológico: Anti-DNA, anti-Sm, y/o Anticuerpos antifosofolipido (AFL).
  11. Anticuerpo antinuclear: Un título anormal de ANA por inmunofluorescencia o análisis equivalente en cualquier momento y en ausencia de medicamentos relacionados con el síndrome de lupus de origen farmacológico.

Para quienes quieran conocer además los criterios de Saint Thomas, les remito al siguiente enlace:
Criterios de Saint Thomas

TRATAMIENTO DEL LUPUS

  1. Medidas generales
    • Alimentación: limitar la sal única y exclusivamente en caso de hipertensión o de daño renal. Deberá ser rica y variada, sin necesidad de complementos alimentarios o el seguimiento de complicadas dietas.
    • Descanso: los pacientes de lupus no pueden sufrir agotamiento extremo si no quieren ver muy deteriorada su salud. Pueden realizar ejercicio físico moderado y teniendo en cuenta la situación clínica en que se encuentran. Evitar las horas de máxima exposición solar en caso de realizar deportes al aire libre y utilizar fotoprotectores en todos aquellos segmentos corporales que no estén cubiertos por prendas de vestir.
    • Lesiones cutáneas y fotoprotección: no son contagiosas.se recomiendan fotoprotectores con un factor de protección superior a 40-60, siendo necesario utilizarlos varias veces si la exposición al sol va a ser prolognada (si vamos a estar en la calle dos horas es conveniente utilizar nuevamente el fotoprotector al cabo de una hora de exposición directa).
    • Embarazo: las pacientes con lupus deben evitar quedar embarazadas durante períodos activos de la enfermedad o durante la ingesta de fármacos que pudieran dañar al embrión / feto. Es necesario informar al médico del deseo de planificar un embarazo y éste aconsejará que se comience a proyectar tras seis meses de remisión. Las mujeres afectadas de lupus son fértiles, aunque sí es cierto que tienen una mayor predisposición a los abortos espontáneos. El control de la natalidad deberá llevarse a cabo empleando métodos de barrera y espermicidas evitando los anticonceptivos hormonales, ya que se ha demostrado que los estrógenos tienen mucha importancia en la reactivación de la enfermedad.
    • Vacunación: el paciente deberá tener precaución con sus vacunas y su médico controlará la administración de las mismas, dado que el sistema inmune de los pacientes de lupus está alterado. Esta alteración unida a la que pueden llegar a provocar los fármacos consumidos como efecto colateral, hace que los pacientes con lupus presenten una mayor predisposición a infecciones, por lo que se deberá consultar con el médicosiempre en caso de observarse fiebre, malestar general y cansancio.
    • Fisioterapia: tratamientos analgésicos, potenciación muscular, movilizaciones articulares, establecimiento de un plan de ejercicio y una rutina adecuada a la situación del paciente, etc.
  2. Medicamentos: no existen fármacos curativos pero sí algunos que permiten mejorar el estado de los pacientes, aumentar el tiempo entre brotes y aliviar las alteraciones secundarias al lupus (hipertensión, alteraciones circulatorias, etc). Los dividiremos en cinco grandes grupos:
    • Antiinflamatorios no esteroideos: pueden mejorar los síntomas generales, aliviar el dolor provocado por artritis y alteraciones musculares, permiten tratar pleuritis y pericarditis. Algunos pacientes pueden ser tratados exclusivamente y sus efectos secundarios más importantes son las molestias gastrointestinales.
    • Antipalúdicos: se emplean incluso durante los períodos de remisión y tienen efectos muy beneficiosos. Su efecto secundario fundamental es la toxicidad para la retina, por lo que el tratamiento con estos fármacos requiere especial revisión por parte del oftalmólogo.
    • Corticoides:son empleados para el control de los síntomas más agresivos. Su problema es que tienen efectos secundarios más numerosos y es necesario ajustar muy bien las dosis.
    • Inmunosupresores: se utilizan en sintomatología muy agresiva y sólo si son imprescindibles. Tienen importantes efectos secundarios y su empleo como tratamiento requiere un estricto control médico.
    • Otros medicamentos: se emplearán para el control de la circulación de la sangre, regulación de la presión arterial,etc.

CONCLUSIONES

  1. El lupus es una enfermedad autoinmune del tejido conectivo discapacitante, si bien es cierto que con la medicación adecuada y unas medidas generales bien establecidas el paciente puede tener una buena calidad de vida y un pronóstico vital más que satisfactorio.
  2. No existen tratamientos curativos aunque sí algunos que frenan los síntomas, permiten aumentar el intervalo temporal entre brotes y alivian los efectos secundarios.
  3. Después de haber leído todo este post, ¿no os preguntáis sinceramente cómo puede ser que esta enfermedad no esté incluída en el baremo de enfermedades discapacitantes? Creo que a quienes se les ha dado la posibilidad de escoger qué patologías entran en el baremo y cuáles no tiene un pequeño problema de desconocimiento bien fácil de solucionar o quizás no se plantea cómo es la vida de un afectado de lupus. Quizás simplemente sea una falta de empatía de carácter institucional –una más de tantas- o quizás quienes no tienen ninguna limitación aparente en sus vidas prefieren creer que nunca la presentarán y que no debe ser tan difícil si hay pastillas que te permiten ponerte a funcionar. El lupus no es la única patología que está en esta situación y no es éste el único baremo llevado a cabo con más interés economicista que de verdadera intención de equitativa y correcta distribución de los recursos disponibles.

PÁGINAS DE INTERÉS

NO TENGO NADA, SÓLO UN LATIGAZO CERVICAL

El esguince cervical –también llamado latigazo cervical- es una de las lesiones más frecuentes, subestimadas y mal tratadas en la mayoría de los casos. En este post me propongo explicar qué es, consecuencias, formas de tratamiento y modo en que debemos actuar frente a la posibilidad de presentar un esguince cervical.

ESGUINCE CERVICAL: QUÉ ES, SÍNTOMAS, CLASIFICACIÓN Y MÉTODOS DIAGNÓSTICOS.

Llamamos esguince cervical o síndrome del latigazo cervical a la lesión o conjunto de lesiones que se producen en la región cervical por un mecanismo de extensión y flexión forzada del cuello, oscilación de la cabeza y movimientos de torsión (giros o inclinaciones generalmente bruscas) asociados. Estas lesiones tienen como causa principal accidentes de tráfico, ya sea por el impacto de dos vehículos en movimiento, un solo vehículo que impacta contra otras estructuras o por el alcance posterior de un vehículo en movimiento sobre un vehículo detenido, pero este tipo de lesiones puede darse en juegos bruscos, deportes, al ser arrastrados por las olas en el mar, al lanzarnos de cabeza a una piscina, por un empujón fuerte –especialmente si chocan las cabezas-, por una caída desde altura, etc.
El diagnóstico de esguince cervical suele hacerse en base a una exploración física del paciente, ya que las pruebas de imagen –radiografía, resonancia, electromiografía, etc.,- no suelen aportar datos respecto a estas lesiones , si bien permiten descartar otras de mayor gravedad o identificar algunos componentes de lo que denominamos esguince cervical –por algo al esguince cervical se le ha denominado también síndrome del latigazo cervical, lo cuál implica que presenta varios tipos de lesión y síntomas asociados. Los síntomas más habituales en quienes han sufrido un esguince o latigazo cervical son:

  • Dolor de cuello y cabeza: no se suele irradiar y en ocasiones su aparición no se produce hasta transcurridas las 36-72 horas desde el accidente/incidente que ha provocado las lesiones. Puede aumentar con el transcurso de los días y afectar a hombros, región entre ambas escápulas e incluso a la columna lumbar, dado que las diferentes regiones de la columna vertebral actúan como eslavones de una cadena que se ve obligada a desarrollar adaptaciones para intentar el manteninimiento de la funcionalidad con el mínimo dolor.
  • Reducción de la movilidad cervical: suele ir asociada al dolor y la aparición de importantes contracturas.
  • Contractura muscular: los músculos se sometieron a una contracción intensa inicialmente al intentar evitar una lesión mayor durante el proceso de hiperextensión-hiperflexión, quedando importantes grupos de fibra en diferentes regiones musculares del cuello acortados –no logran relajarse.
  • Vértigo y náuseas: pueden ser producidos por la alteración de la propiocepción (posibilidad de calcular la posición del cuerpo en cualquier momento mediante receptores específicos), por la reducción del espacio en agujeros de conjunción, por la compresión a la que se ven sometidas estructuras tales como haces nerviosos, arterias y venas al estar el sistema muscular del cuello contracturado, por alteraciones en las fascias, etc.

Podemos clasificar los esguinces cervicales en los siguientes tipos:

  • Grado I: dolor y contractura leve con posible limitación de la movilidad: los síntomas uran días o incluso puede resultar asintomático en personas con un elevado umbral del dolor (aquéllas que sólo reaccionan ante intensos estímulos dolorosos).
  • Grado II: dolor y contractura moderada acompañadas generalmente de reducción de la movilidad. En la radiografía puede apreciarse una rectificación de la columna cervical –se borra la curvatura fisiológica de la región cervicad (lordosis). Esta situación puede corregirse mediante tratamiento, ya que resulta de la contracción mantenida de los grupos musculares del cuello, de manera que un tratamiento a tiempo puede solventar la situación y la ausencia de tratamiento puede ocasionar daños permanentes en el paciente –la columna vertebral actúa como una cadena y del mismo modo sucede con los grupos musculares, de manera que alteraciones en una parte de la estructura (columna cervical) puede conllevar a la larga daños en todas las estructuras (alteración en hombros, columna lumbar, aumento de la cifosis dorsal fisiológica, etc). Todos los daños que hemos enuymerado anteriormente aparecerán con el tiempo y la búsqueda de posturas en que el dolor sea menor o que permitan la realización de actividades cotidianas, conllevando a su vez la aparición de dolor ocasional en el mejor de los casos, vértigos y malestar en otras ocasiones
  • Grado III: dolor intenso, contractura muscular severa, pérdida importante de la capacidad de movimiento de la región cervical. En la radiografía suele apreciarse una inversión de la lordosis cervical –la curva cambia de forma y adopta la opuesta a la fisiológica.
  • Grado IV: fracturas y luxaciones vertebrales con lesión neurológica (sucede en menos del 2% de los casos). Los grados III y IV son los menos habituales y requieren un abordaje desde la traumatología y la neurología desde los primeros momentos

Se considera que el esguince cervical no es una lesión grave, dado que no existe un riesgo vital importante en la mayor parte de los casos. Sin embargo, no tratar este tipo de lesiones puede suponer que las secuelas resultantes sean mayores o que se cronifiquen los síntomas descritos con anterioridad, disminuyendo la calidad de vida de los afectados –el paciente ve reducido su desempeño en el trabajo por la aparición periódica de molestias,en las mujeres el embarazo, parto y puerperio pueden ser más complicados por la reaparición de los síntomas y/o las alteraciones creadas para limitar las consecuencias de las lesiones mal tratadas, etc. Por todo ello se recomienda actuar del siguiente modo:

  • Tras sufrir cualquier tipo de impacto que pudiera generar esguince cervical deberemos acudir al servicio de urgencias o a nuestro médico de cabecera exponiendo la situación. De este modo quedará notificado el momento del accidente, sea del tipo que sea. Esto es particularmente importante en los casos en que el latigazo cervical se haya producido como consecuencia de un accidente de tráfico o de un accidente laboral, considerando accidente laboral tambiénel accidente de tráfico que se produce en el camino de ida o de vuelta del trabajo –accidentes “in itinere”.
  • En caso de que se prescriba collarín, éste deberá usarse –en la mayor parte de los casos- tan sólo 24-72 horas y no de manera contínua. El uso del collarín puede producir alteraciones en la propiocepción y atrofia de musculatura cervical en caso de hacer un uso prolongado del mismo, lo cuál ha hecho que ahora los traumatólogos y médicos de urgencias prescriban cada vez en menos casos el citado dispositivo.
  • En caso de que se nos prescriba tratamiento de fisioterapia deberemos informar al fisioterapeuta de todos los signos y síntomas que padezcamos en la actualidad o que hayamos padecido en los momentos posteriores al accidente –alteraciones en la visión, vértigo, dolor, malestar, aparición de dolor en zonas que antes no dolían como lumbares o dorsales, etc. De este modo el profesional podrá evaluar correctamente nuestra situación y plantear un tratamiento acorde con nuestras necesidades
  • Seguir las recomendaciones de los profesionales implicados en su tratamiento –traumatólogo, fisioterapeuta, neurólogo, etc. No intentaremos prolongar el tiempo de baja laboral si ésta fuese necesaria, pero tampoco acortaremos el tiempo de baja requerido por creer que podremos afrontar nuestros trabajos a pesar de no estar completamente bien –yo ya puedo trabajar porque sólo tengo unas molestias, esto no es nada y con un ibuprofeno se me pasará y lo puedo llevar, un relajante muscular y mañana estaré como nuevo/a… son frases muy comunes y que llevan a recaídas en la mayoría de los casos.
  • Si hemos sido diagnosticados de esguince cervical o síndrome del latigazo cervical deberemos informar a nuestros futuros fisioterapeutas –si los necesitáramos tiempo después- de las circunstancias en que se produjo esa lesión, la duración del período de recuperación, tratamiento y aparición o no de episodios de dolor, contracturas y otros síntomas ya descritos.
  • Consultar sin miedo con cualquiera de los profesionales implicados en el proceso de recuperación y rehabilitación tras el esguince cervical cualquier duda que nos surja –deportes convenientes, medidas de higiene postural –recomendaciones a la hora de dormir, sentarse realizar actividades cotidianas como cocinar, cuidar a menores, atención a personas con movilidad reducida en el hogar, etc.-, adaptaciones al puesto de trabajo, qué situaciones pueden incrementar el dolor, uso de frío/calor para mejorar los síntomas dolorosos, etc.

TRATAMIENTOS INDICADOS EN CASO DE ESGUINCE CERVICAL

En cuanto a los tratamientos empleados en el esguince o latigazo cervical, son muy variados y tienen objetivos muy claros:

  • Aliviar el dolor: suelen emplearse corrientes analgésicas como los tens y los interferenciales, termoterapia superficial –infrarojos y calor aplicado mediante bolsas de gel frío/calor, mantas eléctricas y otros dispositivos- y profunda –microondas generalmente. En ocasiones se prescriben antiinflamatorios en pomada para su aplicación en la zona dolorosa mediante masaje suave. Muchos profesionales –entre los cuales me encuentro- emplean además la acupuntura como medio de alivio del dolor y de reinstauración del equilibrio muscular. Los médicos de cabecera y traumatólogos suelen emplear relajantes musculares, antiinflamatorios y analgésicos para el control del dolor y la aceleración de la relajación de las contracturas y pueden dejar la zona afectada en reposo casi absoluto mediante el empleo de un collarín blando o duro, si bien ya hemos visto que esta última medida cada vez es menos habitual por sus consecuencias negativas.
  • Reducir las contracturas presentes en el paciente: los medios anteriores ayudarán a esto dado que a mayor dolor mayor contracción muscular e instauración de contracturas, de manera que aliviando el dolor rompemos el ciclo descrito más arriba. Sin embargo, estas medidas aplicadas como tratamiento único no permitirán que se reinstaure el equilibrio en la región cervical y que desaparezcan o disminuyan las contracturas. Por todo ello, a las medidas anteriores se puede añadir el empleo de técnicas manuales como el masaje, la inducción miofascial, manipulaciones realizadas por osteópatas, estiramientos durante la sesión clínica y en el domicilio, ejercicios cervicales programados, instauración de hábitos saludables en cuanto a higiene postural, tracción cervical mecánica, aprendizaje de técnicas de relajación, etc. El empleo de ultrasonidos puede ser muy beneficioso también a la hora de aliviar el dolor y disminuir las contracturas musculares.
  • Reducir o eliminar los síntomas neurológicos asociados en ocasiones a los esguinces cervicales, tales como hormigueo ((parestesia) en manos, alteraciones en la visión o vértigos. Todos los tratamientos anteriores ayudarán a que estos síntomas queden bajo control, pudiéndose emplear también otros métodos como la magnetoterapia, uso de láser en puntos concretos etc. El traumatólogo y el neurólogo deberán actuar en los casos más graves y proponer aquellos tratamientos que estimen oportunos.

Ninguno de los tratamientos descritos ha sido probado individualmente para establecer su eficacia concreta, y tampoco existen estudios suficientes para decir que ésta o aquélla batería de técnicas es más adecuada en la mayor parte de los casos. Mi experiencia personal me dice que si sólo nos limitamos a la región cervical y no se atienden las cadenas musculares implicadas y/o los segmentos corporales que presentan mayor relación con la región cervical, el tratamiento es insuficiente por muchas medidas analgésicas que se empleen. Por otra parte, el empleo de técicas manuales adaptadas a cada fase de la lesión y de la recuperación del paciente, junto con información acerca de qué es un esguince cervical y las medidas a adoptar en casa y el trabajo para favorecer la recup’eración y evitar las recaídas es muy importante y no debería menospreciarse porque no haya sido comprobada de manera suficiente en estudios clínicos –al menos en mis pacientes da buen resultado y me consta que no soy la única fisioterapeuta que afirma esto.

CONCLUSIONES

    <li

  1. Acudiremos al médico de cabecera, a la mútua o a urgencias según las circunstancias y en las 24-72 horas posteriores al accidente/incidente que nos haya producido la flexión-extensión torsión o lateralización rápida y brusca del cuello. El hecho de que no aparezcan alteraciones en resonancia magnética o en radiografía no implica necesariamente que no tengamos un esguince o latigazo cervical. El médico deberá realizar su diagnóstico en base a los resultados de estas pruebas junto con los datos obtenidos de la exploración clínica.
  2. Es necesario que confiemos en los profesionales que atienden nuestro caso y que les comuniquemos cualquier cuestión relacionada con el momento de la lesión y su evolución, pero también con la situación previa a la lesión. Seguiremos el tratamiento, recomendaciones y tiempos de rcuperación previstos por los profesionales. Deberemos preguntar nuestras dudas y exponer nuestras inquietudes libremente, y en caso de sentirnos mal atendidos, insatisfechos o si se genera desconfianza entre nosotros y el equipo que nos está tratando, recurriremos a la búsqueda de otro equipo profesional que atienda nuestro caso pero nunca deberemos abandonar el tratamiento de la lesión de manera definitiva.
  3. Si tiempo después de la finalización del tratamiento necesitamos la intervención de un fisioterapeuta para atender dolencias relacionadas con esta lesión o con otras que no nos parezca que tengan relación con el proceso, deberemos exponer al fisioterapeuta la existencia de un esguince cervical en nuestros antecedentes personales, exponiendo en caso necesario el tratamiento seguido y el tiempo necesario para la recuperación, así como la existencia o no de secuelas.

Como siempre, espero vuestras opiniones, dudas y propuestas a través de los comentarios bajo el post o a través del correo electrónico: E-mail de María Teresa Cobo Sánchez Fisioterapeuta
Espero que esta información os resulte útil y que aclare muchas dudas existentes acerca de esta dolencia tan común y a la vez tan poco conocida para quienes la padecen o padecen sus consecuencias posteriores.

¿CÓMO DEBO SENTARME?

INTRODUCCIÓN

Todos creemos que al estar sentados el cuerpo descansa y la carga disminuyye y que sentarse no tienen ninguna ciencia –suponemos que sabemos sentarnos y no se nos ocurre preguntarnos si lo hacemos bien o mal salvo que aparezca alguna molestia y un profesional nos advierta que nuestro modo de sentarnos es incorrecto. Sin embargo ninguna de las dos creencias es completamente cierta. Muchas tareas dejaron de realizarse de pie para llevarlas a cabo en posición sedente (sentados) por permitir un mejor manejo de los elementos necesarios para la tarea con un menor coste energético –el ahorro energético puede suponer hasta un 20%. Sin embargo, estar sentados no es precisamente la mejor postura para nuestra columna, las piernas ayudan cuando estamos de pie a una buena distribución de las cargas a través de la columna vertebral, mientras que estando sentados toda la carga pasa a la columna sin otros puntos que reduzcan el impacto de la misma sobre todas sus estructuras, particularmente sobre el disco vertebral (sentarse con la espalda doblada puede aumentar hasta en un 40% la carga sobre los discos intervertebrales).
Por todo ello, voy a dar una serie de recomendaciones a la hora de sentarnos que pueden mejorar nuestra salud postural, evitando la aparición de nuevas molestias derivadas de una mala posición mantenida y aliviando las ya establecidas.

ELEGIR LA SILLA: ALTURA, RESPALDO, ASIENTO Y REPOSABRAZOS.

  • Altura de la silla: debe permitir el apoyo completo de los pies y que las rodillas queden a la misma altura que las caderas o ligeramente por encima de éstas,, nunca por debajo de las mismas. Para modificar la carga sobre la columna lumbar podemos cruzar ligeramente las piernas o utilizar un reposapiés que sea regulable en inclinación. El cruce de piernas puede no ser demasiado adecuado en algunas condiciones –patología de la cadera, alteraciones ya existentes en columna, etc.-, ya que en un cruce completo de pierna sobre muslo la cadera queda en una posición que permitiría su salida (luxación) con un traumatismo potente, problemas capsulares o del uso de uuna prótesis de cadera. En caso de duda consultar con médico o fisioterapeuta.
  • Respaldo: son sillas más adecuadas las que tienen una suave prominencia en el respaldo que deberemos hacer coincidir con el arco lumbar para que éste quede siempre apoyado. Lo ideal es que el respaldo sea regulable para que se adapte a cada individuo, en profundidad, altura e inclinación, pero todos sabemos que eso es mucho pedir para la mayoría de oficinas y puestos de trabajo sedentarios actualmente disponibles en nuestro territorio. Se recomienda por regla general que el respaldo llegue como mínimo justo por debajo de las escápulas –paletillas. Existen estudios que demuestran que la inclinación más adecuada del respaldo es la de 135º -desechemos esa idea de que hay que sentarse con la espalda a 90º-, si bien esto no es absoluto –anteriormente se describió como inclinación adecuada 115º o 105º.Deberemos evitar las inclinaciones de 90º o menores –a menos grados de inclinación del respaldo mayor inclinación de la espalda hacia delante.
  • Asiento: no debe ser demasiado blando o demasiado duro –sucede como con los colchones- y tiene que permitir el apoyo completo de los glúteos y de las dos terceras partes de los muslos, dejando libres los huecos popñlíteos (parte posterior de las rodillas.
  • Apoyabrazos: particularmente importantes cuando la silla se emplea para estudiar o para trabajar, dado que permiten relajar los brazos y disminuir presión en cuello y hombros.
  • El sofá: el sofá es maravilloso pero en pequeñas dosis, dado que nos hace adoptar con frecuencia posturas inadecuadas. Deberemos apoyar la espalda completamente en el respaldo y cubrir la zona lumbar si el arco quedara descubierto con algún pequeño cogín. Evitaremos torcer el cuello durante demasiado tiempo -¡cuántos dolores de cuello después de una siesta prolongada!- y procuraremos no emplearlo de manera habitual para dormir –la siesta es preferible dormila en la cama. Si bien a la hora de trabajar hemos recomendado que las rodillas queden alieadas con las caderas o ligeramente por encima, en el sofá debemos tener cuidado con esto último, ya que escoger un sofá demasiado bajo puede llevar a que las caderas queden emasiado bajas respecto a las rodillas, provocando así una incorrecta alineación de la columna –terminamos sentándonos sobre el sacro en lugar de sobre las nalgas y la alineación de la columna se pierde por completo, sin contar con que a las personas mayores y embarazadas en avanzado estado de gestación les puede suponer importantes problemas a la hora de levantarse.

¿CÓMO SENTARSE CORRECTAMENTE?

  • Colocarnos lo más próximos a la silla: esto es de Perogrullo, pero a veces vamos con demasiada prisa o demasiado cansados –esto último es más frecuente en personas de edad avanzada- y no tenemos en cuenta algo tan elemental, arrojándonos de golpe y sin medir distancias en la silla o el sofá.
  • Hacer coincidir los muslos con el asiento y flexionar rodillas y caderas hasta que los muslos contacten completamente con el asiento: no inclinar la espalda para conseguir estas acciones, ya que nos llevarían a una mala posición de la pelvis de partida y a una manera inadecuada de tratar la columna lumbar.
  • Hacer contactar espalda con respaldo y glúteos con la parte posterior del asiento, garantizando así una postura correcta con la pelvis adelantada. Para aumentar esta inclinación podemos utilizar una toalla enrollada y colocada de la manera adecuada bajo los isquiones.
  • Sentados en el suelo: si tenemos que permanecer algún tiempo en el suelo por alguna razón es conveniente sentarse correctamente. Podemos sentarnos con las piernas extendidas (postura muy frecuente en Pilates) o con muslos separados y rodillas flexionadas, colocando cada pie bajo el muslo opuesto (postura muy utilizada en meditación y con variantes diversas en yoga). En ambos casos, es necesario que el peso del apoyo se realice sobre los isquiones –coinciden con las nalgas o glúteos, pudiendo colocar un pequeño cogín bajo los mismos para anteriorizar la pelvis y mantener alineadas las curvas de la espalda (durante la preparación al parto se recurre en muchas ocasiones a este sistema para trabajar la postura en el suelo e incluso en la silla).

NORMAS DE HIGIENE POSTURAL ELEMENTALES.

EN LA OFICINA

  • Modificar con frecuencia la postura: deberemos estar atentos y procurar sentarnos sobre los isquiones (concide con las nalgas). Durante el tiempo en que estamos sentados podemos recurrir a cruzar las piernas –no la pierna sobre el muslo- para modificar las cargas. Los giros deberán realizarse con todo el cuerpo y cada 45 minutos nos levantaremos –siempre hay alguna excusa- para dar un ligero respiro a nuestra espalda. Otro modo de garantizar cambios de postura es la distribución de objetos en la mesa de trabajo. Los más utilizados deberemos dejarlos a una distancia no mayor de 75 centímetros de nosotros y los menos empleados se distribuirán a mayor distancia –de este modo no sólo nos obligamos a levantarnos sino que evitamos girar excesivamente la cabeza.
  • Trabajar con el ordenador:
    • La pantalla tiene que permitir su orientación e inclinación, situándose a unos 45 centímetros de distancia y frente a los ojos y a nuestra altura o ligeramente por debajo.
    • La iluminación recomendada es la natural, si bien esto no es siempre posible. Deberemos evitar en todo caso los reflejos en la pantalla y cada 55 minutos como máximo es conveniente apartar los ojos de la pantalla por unos 5 minutos para evitar la fatiga dela vista.
    • El teclado debe estar bajo para evitar levantar los hombros, y si esto no es posible deberemos poder apoyar los antebrazos en la mesa. El teclado sobre la mesa no debe superar los 25º de elevación. Las muñecas y antebrazos deben estar rectos y alineados con el teclado, mientras que el codo lo flexionaremos a 90º. Podemos utilizar un reposamanos de al menos 10 dentímetros para reducir la tensión estática. Si utilizamos prolongadamente el ratón es conveniente alternar la mano con que lo usamos para evitar lesiones y sobrecargas en manos, muñecas y antebrazos.

CONDUCIR EL COCHE

Al ir en coche deberemos adelantar el asiento para alcanzar los pedales sin tener que estirar las piernas, apoyando la espalda en el respaldo. Las rodillas deben estar al nivel de las caderas o por encima de ellas. Las normas establecidas para el respaldo de una silla en cuanto a la necesidad de un refuerzo lumbar y respeto de las curvas fisiológicas de la columna son aplicables en este caso. El reposacabezas debe regularse si esto es posible y el volante no debe hacer que elevemos los hombros en exceso –debe quedar próximo a nosotros. Para aquellas personas que tienen un trabajo relacionado con la conducción es conveniente que el vehículo tenga reposabrazos para eliminar tensión de hombros y cuello. En caso de que el vehículo no permita el apoyo completo de la columna lumbar podemos construir un pequeño apoyo enrollando una toalla según sea nuestro arco lumbar, colocándolo al sentarnos entre el asiento y la curvatura. Existen ademásaccesorios disponibles para esta región a nivel comercial, por lo que puedes recurrir a ellos si te sientes más seguro.

Para más información os recomiendo visitéis las siguientes webs de referencia:

Como siempre, os animo a que dejéis vuestras preguntas, comentarios y sugerencias en general tanto en el formulario destinado para ello bajo el post como a través de mi dirección de e-mail:

Correo de María Teresa Cobo Sánchez Fisioterapeuta

Espero os sea útil esta información y que os haga más llevaderas las horas en el trabajo o que disfrutéis más de los placeres de la casa.

ESCUELA DE LA ESPALDA: UNA ALTERNATIVA PARA PREVENIR Y NO TENER QUE LAMENTAR

Difícilmente encontraremos a un ser humano que a lo largo de su vida no haya tenido que decir a su médico que le duele la espalda. De hecho, aproximadamente el 90% de los humanos lo padeceremos en algún momento de nuestra existencia. Lo que comúnmente llamamos espalda es una estructura compleja que constituye la parte posterior del tronco e incluye la columna vertebral, los discos vertebrales, los ligamentos que unen las vértebras y la musculatura, relacionándose todo este conjunto de manera directa con las llamadas cintura escapular (nuestros hombros) y la pelviana, sin olvidar esa cabeza que sostiene arduamente el cuello o nuestros miembros inferiores, en los que se anclan músculos importantes para la dinámica de la columna vertebral y la pelvis. Dada la complejidad de la estructura de la que estamos hablando podemos suponer muchos mecanismos que provoquen lesiones de menor o mayor envergadura y que conduzcan al dolor de intensidad variable –puede ser desde una ligera molestia a un dolor que impida la vida cotidiana de quien lo padece- e influye en la esfera social, laboral y familiar de quien lo sufre . Por todo esto es necesario luchar contra el dolor de espalda de manera continuada, utilizando todas las fórmulas a nuestro alcance para evitarlo en la medida de lo posible y aliviarlo o eliminarlo cuando aparezca.
El gran problema estriva en que la actitud que tenemos ante esta cuestión es buscar soluciones una vez ha aparecido el dolor de espalda en lugar de desarrollar mecanismos que nos ayuden a su prevención –evitar que aparezca o minimizar los episodios-, de manera que acudimos al médico para que nos prescriba fármacos que nos hagan sentir mejor o vamos al fisioterapeuta enalgunos casos para que nos dén respuesta a las preguntas lógicas ¿qué está provocando el dolor? ¿Cómo lograr que desaparezca? ¿Cuánto tardará en desaparecer? ¿Qué deporte puedo practicar que beneficie a la espalda? En muchas empresas se incluye el dolor de espalda y las lesiones derivadas de incorrectos ábitos de trabajo dentro de una escueta formación en prevención de riesgos laborales que aun siendo obligatoria es claramente insuficiente (en la mayor parte de los casos el técnico suelta un rollo, pone unas diapositivas de Power Point, da unos manualitos que incluyen cuestiones tan variopintas como el uso de extintores, los riesgos al manejar productos químicos, etc., junto con las mínimas nociones de higiene postural y pasa un cuestionario para ver si nos hemos enterado de algo antes de marcharse); y todo esto a pesar de que se sabe que existe ungran número de bajas laborales provocadas por dolor de espalda en cualquiera de sus regiones, con el coste social y económico que esto supone para las empresas, el Estado y hasta para el propio trabajador, que semejante fórmula de enseñanza de nociones de prevención de riesgos es poco eficaz, dado que el trabajador recibe los oconocimientos a presión y de manera muy teórica –por mucho que las imágenes queden gravadas más gravada queda la experiencia en la mente y el cuerpo- y sin que nadie se plantee que hay muchos trabajadores que aún no reciben esta formación o que hay sectores de la población a los que la información termina por no llegar. ¿Qué alternativas podríamos poner en marcha para resolver todos los problemas que hemos planteado¿ Una propuesta que inicialmente llegó de Suecia y que se ha demostrado válida y exitosa se denomina “escuela de espalda”, de la cuál comenzaremos a hablar a continuación.

Se denomina escuela de la espalda a un programa de educación sanitaria destinado a la población general y preferentemente a pacientes con dolencias de la espalda o colectivos predispuestos a padecerlas –trabajos industriales, trabajadores de la sanidad, etc. Este programa incluye información acerca de cómo es la espalda, su dinámica, los mecanismos que la lesionan y los que favorecen su cuidado, cómo manejar el dolor y la realización de ejercicios que favorezcan el correcto funcionamiento de la espalda mediante la flexibilización de las estructuras, potenciación de lamusculatura abdominal, etc. Las dolencias de la columna vertebral son las más frecuentes en los países industrializados (80% de la población) y las que más gasto público generan por conceptos asistenciales y laborales (2% PIB). En la industria, son las principales causantes de baja laboral. Las primeras escuelas de la espalda surgen en los países escandinavos, donde los investigadores diseñaron estos programas para que los trabajadores de la industria realizaran sus esfuerzos sin lesionarse; quizá la más conocida fue la desarrollada en la fábrica sueca de la marca “Volvo”, siendo la experiencia un éxito y extendiéndose desde entonces esta práctica por todo el mundo –a España llegó en 1996.
En nuestro país son pocas las empresas que cuenten con este tipo de programas de prevención, si bien es posible encontrar establecimientos (gimnasios, pabellones deportivos, centros sociales o piscinas cubiertas) en los que se ofrecen sesiones de ejercicio denominadas genéricamente “escuela de la espalda”. Este tipo de programas deberían ser llevados a cabo por un fisioterapeuta preferentemente y en el fondo tienen un coste mínimo a cambio de importantes beneficios –reducción de períodos de baja laboral, menor índice de lesiones en el trabajo, reducción del absentismo laboral, etc.
En resumen, la escuela de la espalda es un programa de educación sanitaria que incluye la adquisidción de conocimientos básicos acerca de la espalda, los mecanismos que pueden lesionarla y los que pueden favorecerla, al tiempo que se realizan ejercicios que permiten flexibilizar, coordinar y potenciar todas aquellas estructuras que la constituyen. Su objetivo es la prevención del dolor de espalda y la formación del paciente para que pueda evitar las lesiones y el dolor. Debe ser planificado y llevado a cabo por un fisioterapeuta y su implantación no tiene costes elevados.
Es evidente que desde mi blog me será imposible realizar la parte práctica de la citada escuela, pero sí puedo hacer llegar a vosotros, mis actuales lectores y a los futuros, información que puede ser de utilidad para mejorar vuestra vida diaria –qué es la espalda, sus estructuras, su funcionamiento básico, las lesiones más frecuentes, cómo dormir,cómo sentarse, cómo manipular
Las cargas, cómo atender a los niños, cómo realizar las tareas domésticas, cómo conducir, cómo escoger un buen colchón…
Como siempre, espero vuestras preguntas, comentarios y sugerencias a través de los comentarios situados o en el e-mail
e-mail de María Teresa Cobo Sánchez Fisioterapeuta
Por último, os dejo un par de webs para que visitéis y obtengáis más información acerca de la escuela de la espalda que espero que os sean útiles:

AÑO NUEVO PROPÓSITOS NUEVOS: PAUTAS PARA UNA ACTIVIDAD FÍSICA SALUDABLE.

Ya se han marchado los Reyes y han comenzado a activarse en nosotros todos esos buenos propósitos de cada año –ejar de fumar, dieta saludable, hacer ejercicio…. ¿Ejercicio¿ Sí, ahora todos queremos practicar algún tipo de deporte o iniciar una actividad física no deportiva con la intención de que se convierta en una práctica regular y no pasajera. Para que nuestro propósito no se quede sólo en una intención y se convierta en una realidad, es necesario que tengamos en cuenta algunas cositas:

ELECCIÓN RESPONSABLE DE LA ACTIVIDAD Y PREPARACIÓN PARA LA MISMA

  • Objetivos que nos planteamos con la práctica que queremos iniciar: no podemos pretender una pérdida importante de peso con pilates, yoga o tai-chi, así como no podemos pretender trabajar flexibilidad caminando o corriendo. Cada necesidad requiere un ejercicio o actividad deportiva, incluso puede ser que varias combinadas.
  • Estado físico actual: aunque una actividad física nos encante puede ser que nuestro estado de salud al tomar la decisión de realizarla nos impida su práctica o requiera quehagamos pequeñas adaptaciones en la misma para llevarla a cabo con seguridad. Por ejemplo, lesiones graves en rodillas o prolapsos y herniasdiscales son contraindicaciones en prácticas de alto impacto como el aerobick o el baloncesto, perootras alternativas como acuagim, natación bien realizada y con las recomendaciones convenientes, pilates, yoga, etc., pueden ser muy beneficiosas; por otra parte, actividades como el paseo en bicicleta de manera regular puede requerir que se escoja una bicicleta con características especiales en caso de alteraciones importantes en la columna vertebral, pero llevando a cabo las adaptaciones requeridas el usuario quetiene la intención de practicar esta actividad podrá realizarla sin riesgos para su salud. Por ello siempre será conveniente que, en caso de presentar alguna enfermedad crónica o las secuelas de una lesión importante, se consulte con el médico que lleva el caso o con el fisioterapeuta al que acudas regularmente si es o no acertada tu elección, si es posible adaptar la actividad para que puedas realizarla, etc.
  • disponer del material necesario para la práctica de actividad física en las mejores condiciones: cada actividad física tiene unas necesidades materiales (ropa, accesorios, protecciones, etc). Deberemos asegurarnos de disponer de lo que realmente sea imprescindible para la buena práctica física –un calzado adecuado es muy importante y, en caso de deportes de impacto como el rugbig o de aquéllos en que se llevan a cabo desplazamientos a gran velocidad como el patinaje, esky, ciclismo, etc., no deberemos ignorar la necesidad de usar protecciones para limitar el riesgo de lesiones. En cada caso consultaremos con los profesionales que estén a nuestro alcance, con clubes, asociaciones, monitores y demás fuentes que podamos considerar fiables.
  • Escogiendo instalaciones y profesionales para la práctica deportiva: gimnasios, centros deportivos low cost, pistas deportivas de urbanizaciones, polideportivos, zonas urbanas que permitan la carrera con pocos obstáculos, caninos rurales o pistas forestales que permitan el paseo a buen ritmo o la carrera para quienes se atrevan con ello, etc. Lugares hay muchos y posibilidades profesionales también. Ahora se está poniendo de moda la contratación de entrenadores personales, se puede acudir a pequeños estudios de yoga o pilates asistidos por profesionales bien cualificados o alugares en que la especialización es menor pero el número de actividades ofertadas es más elevado con un menor coste. Todo dependerá de nuestras necesidades, nuestras posibilidades económicas y nuestra condición física al fin y al cabo.

RECOMENDACIONES PARA LA PRÁCTICA DEPORTIVA HABITUAL

  1. Acudir a la práctica física procurando no haber ingerido alimentos en exceso: nada de ir al gimnasio recién terminado el almuerzo o la cena. Si tienes hambre poco antes de llevar a cabo la actividad escogida es recomendable tomar una pieza de fruta (manzana, naranja, pera…), una infusión azucarada, una barrita energética –no de ésas que se emplean como sustitutivo de una comida completa- o un zumo de frutas.
  2. Realizar antes del inicio de la actividad física al menos cinco minutos de calentamiento, incluyendo en éste la activación de todos los grupos musculares mediante pequeños movimientos y estiramientos de los mismos en los que se impliquen todas las articulaciones. No llevar a cabo esta recomendación puede suponer en muchos casos la aparición de lesiones de manera inmediata o de trastornos de postura y movimiento con el tiempo. No supone mucho tiempo ni esfuerzo y sus beneficios son notables. En las actividades guiadas suele incluirse esta fase de actividad física, pero cuando la actividad se realiza sin la colaboración de un profesional cualificado, se puede excluir por cuestiones de tiempo, por la sensación de no saber llevar a cabo este punto del entrenamiento o por simple pereza.
  3. Una vez terminado el entrenamiento, actividad deportiva, etc., deberemos normalizar ritmo cardíaco y respiración mediante la relajación y realizar estiramientos de todos los grupos musculares, poniendo especial atención en los más implicados en la actividad que hemos escogido. En cada estiramiento deberemos invertir al menos 10 segundos y no deberemos hacer rebotes o llevarlos a cabo de manera brusca para ahorrar tiempo o por la sensación de que de este modo lograremos antes alcanzar el objetivo propuesto.
  4. Al terminar la actividad física se recomienda recuperar los líquidos perdidos –no es la pérdida del sudor la que nos hace adelgazar sino la quema de calorías que ha provocado la sudoración en sí. Para reponer los líquidos es recomendable emplear bebidas isotónicas, pero también puede hacerse con un zumo de frutas o con una pieza de fruta fresca. De este modo también lograremos evitar al principio las molestas agujetas y un exceso de deshidratación, mareos, malestar, etc.
  5. Deberemos evitar las comparaciones con otros compañeros de actividad o intentar alcanzar el máximo nivel de ejecución cuando en realidad somos unos principiantes o llevamos demasiado tiempo sin entrenar. Las brusquedades y las prisas sólo pueden conducirnos a una ejecución inadecuada de las actividades, a una sobrecarga de nuestro sistema articular y muscular y a la generación de lesiones por traumatismo brusco o por traumatismo de repetición. Toda práctica deportiva o actividad física regular debe ser progresiva y tener en cuenta las particularidades de la persona que la practica a nivel individual, aunque existan unos estándares a la hora de planificar y ejecutar el ejercicio – no todo el mundo tiene la misma flexibilidad, fuerza, coordinación y equilibrio.
  6. Si notamos alguna molestia y tenemos a nuestra disposición a alguien que evalúe en el mismo momento la situación con una formación suficiente para planificar la actividad, deberemos pedirle opinión y comentar sin miedo las molestias, impedimentos y sensaciones no esperadas que nos produce el ejercicio físico que estamos llevando a cabo. Si no recibimos una explicación satisfactoria, consideramos que la evaluación es insuficiente o las molestias persisten más allá de lo previsto por la persona que dirige la actividad, es recomendable consultar con el médico que lleve nuestro caso o con el fisioterapeuta que nos atiende de manera regular. Contar con un fisioterapeuta de confianza que conozca nuestra situación, que nos ayude a prevenir las lesiones, a realizar las tareas del puesto de trabajo de manera eficiente y con el menor dolor posible, que nos facilite recomendaciones acerca de qué actividad es más conveniente para nuestro organismo y para lograr los objetivos que nos hemos marcado, etc., puede ser muy útil y mejorar nuestra calidad de vida enormemente.

Es evidente que que podríamos extendernos más y más en todo lo expuesto, pero en sucesivas entradas iremos hablando de todas esas cuestiones que se han quedado en el tintero. Podéis hacer preguntas a través de los comentarios bajo la entrada del blog o, en caso de no quererlos hacer puúblicos, podéis dirigir vuestras perguntas a mi e-mail: E-mail de María Teresa Cobo Sánchez Fisioterapeuta Sin más, os dejo con vuestros propósitos –que también son los míos- y os deseo de todo corazón “¡que la fuerza os acompañe!”